Leonoticias

fotogalería

Carou, en un lance del partido. / 7foto7

liga asobal

Un ataque paranormal frena al Ademar

  • El conjunto leonés suma un punto ante el Puerto Sagunto en un partido en el que los maristas estuvieron muy desacertados de cara a portería y en el que destacaron ambos metas

No fue un partido normal. El Abanca Ademar sale del Ovni con un punto tras empatar 20-20 ante Puerto Sagunto. La defensa marista funcionó a buen nivel, especialmente con Cupara bajo los palos, pero el ataque vivió una de sus peores noches. Pese a ello, dos goles en el último minuto y medio dieron la igualada a los de Guijosa.

Un lugar con un nombre digno de la ciencia de lo desconocido, los sucesos 'paranormales' comenzaron desde antes de inicio del encuentro. La portería del Abanca Ademar iba a estar ocupada por Nacho Biosca en detrimento de Vladimir Cupara, lo que supuso la primera sorpresa de la noche. Pero no fue la única. Poco a poco, los hechos poco habituales comenzaron a plagar la cancha saguntina en un primer tramo de encuentro donde brilló una figura, David Bruixola. El meta de los valencianos mostró un gran nivel de acierto que desesperó al ataque marista, que nunca se vio con un nivel de confianza y acierto similar al de los partidos anteriores.

El Abanca Ademar sufría una 'anemia' tanto ofensiva como defensiva que llevó a Puerto Sagunto a colocarse con dos goles de ventaja y a los de Guijosa a encajar cinco goles en los primeros 10 minutos de encuentro. Sin duda, viendo cómo prepara el equipo leonés el sistema defensivo y el hincapié en la entrada a los encuentros, un nuevo suceso paranormal.

Anemia goleadora

Poco a poco, este 'anémico' Abanca Ademar fue mostrando síntomas de leve mejoría, cerrando mejor la defensa... pero no estando tan acertados en ataque. La mejor muestra de que no era la tarde los maristas se reflejaba en Juanín García. Con solo dos goles en cinco lanzamientos, y habiendo fallado desde siete metros, el 'artista' reflejaba el estado de los leoneses en esta primera mitad.

Y es que la defensa saguntina era digna de la época en la que la ciudad resistió a los ataques de Cartago. Intensidad, esfuerzo y mucha actividad impidieron estar cómodo al Abanca Ademar. Es más, el cuadro leonés bordeaba el pasivo en cada ofensiva, tanto con Simonet como con el 'explosivo' Rodrigo.

A falta de diez minutos para el intermedio, el partido tuvo que interrrumpirse. El lateral local Sorrentino sufrió un golpe que le dejó KO, tanto que tuvo que abandonar la cancha en camilla y con un collarín. Y aquí se produjo un nuevo episodio digno de estudio para los amantes del misterio, ya que tuvieron que ser dos de los compañeros de Sorrentino quienes trasladaron al lateral hasta la ambulancia.

Tras este parón, el choque se reanudó y el Abanca Ademar demostró ser un gran equipo, ya que saben sufrir y, pese a estar pasando por un mal momento, no salirse del partido. El resultado al descanso fue de empate a 11, lo que daba esperanzas a Guijosa de cara a la segunda mitad. Era complicado hacerlo peor, así que todo era posible.

Cupara al rescate

Tras el paso por vestuarios, Guijosa decidió dar un cambio significativo a su equipo. Vladimir Cupara entró para ocupar la portería y los resultados a corto plazo fueron inmejorables. Más de siete minutos estuvo el serbio sin encajar gol. La defensa funcionó durante estos minutos a su nivel habitual: tenían a su líder y se sentía más respaldada con el balcánico, que acabó con un 57% de efectividad.

Esto lo aprovechó el ataque marista que, pese a seguir atascado como en la primera mitad, aprovechó estos minutos de sequía saguntina para colocarse con dos goles de ventaja. Pero cuando todo parecía felicidad, cuando el camino estaba marcado hacia la victoria, apareció de nuevo el fantasma que aterraba al ataque leonés: David Bruixola.

El meta de los valencianos volvió a amargar a los lanzadores maristas, detuvo todo tipo de lanzamientos y permitió que los suyos voltearan el marcador. A partir de aquí, el partido se caracterizó, de nuevo, por una igualdad máxima en la que ninguno de los dos equipos lograba marcharse en el marcador.

El partido enloquece

Sobrepasado el ecuador de la segunda mitad, la defensa leonesa creció. Cupara echó una pizca de levadura a los suyos, que se hicieron más grandes en el entorno de los seis metros y hacer el trabajo más fácil al serbio. El candado estaba puesto, solo faltaba rematar en el raquítico ataque leonés que, pese a todo, logró por medio de Leo Santos y Mario López poner el 16-18 que acercaba a los de Guijosa al triunfo a falta de diez minutos para el final.

Pero esto no se había acabado, ni mucho menos. Puerto Sagunto había demostrado ser un equipo con casta, carácter, que nunca se rinde. Y así fue. Bruixola y su defensa volvieron a detener al Abanca Ademar y lograron empatar el partido.

Mario López era el que más lo intentaba en el cuadro de Guijosa, pero parecía estar bajo un mal de ojo. El extremo leonés envió cinco de sus lanzamientos al poste y, llegados al minuto 55, los valencianos lograron ponerse de nuevo por delante.

Nadie se rinde

Eran dos los goles a remontar a falta de menos de dos minutos para el Abanca Ademar. Pero la garra de la que siempre ha hecho gala el equipo leonés salió a relucir. La defensa metió la sexta y el ataque dio el do de pecho para, pese a fallar un siete metros, acabar empatando por medio de Piñeiro.

Pero la emoción no había terminado. Con 23 segundos por delante, Puerto Sagunto fue ambicioso y buscó el gol de la victoria. El poste, ese enemigo íntimo de Mario López, se cruzó en el camino de Inestrosa para hacer efectivo el reparto de puntos.