Leonoticias

El argentino está ganando peso en el cuadro marista.
El argentino está ganando peso en el cuadro marista. / Peio García

liga asobal

Simonet: «Es fácil jugar con gente que no se corta al lado»

  • El central argentino del Abanca Ademar reconoce que el sábado ante Bidasoa sufrió «más el público» que los jugadores, ya que tuvieron «sensación de control en todo momento»

Apenas lleva un mes en León, pero ya es el timonel del Abanca Ademar. Seba Simonet llegó al conjunto marista para dar orden y criterio al ataque de los leoneses y, con apenas tres partidos oficiales, ya ha demostrado es capaz de hacerlo.

El argentino reconoce que echaba de menos España y está «muy contento» con su llegada al Abanca Ademar. Asegura que es «muy fácil» jugar en este equipo, «con compañeros que no se cortan a la hora de lanzar o jugársela». Simonet sabía que el cuadro leonés era un «equipo joven» y afirma que Gonzalo Carou le había advertido que faltaba algo de «concentración» en el tramo final de los partidos para acabar de cerrarlos, algo que parece haberse corregido «tal y como demostramos el sábado ante Bidasoa».

Más sufrido en la grada que en la cancha

El central ademarista considera que ante los vascos «sufrió más el público que nosotros en la cancha» ya que tuvieron la sensación de tener el partido siempre «bajo control». «Tuvimos errores en la definición, pero no se podía escapar la victoria. El Bidasoa nos plantó cara y es una grata sorpresa ver a un equipo así, más duro de lo que esperábamos», afirma.

Simonet considera que no deben quitarse mérito con este impoluto arranque en la Liga Asobal. «No es fácil. Estamos contentos, pero con los pies en el suelo. Podemos pinchar contra cualquiera si bajamos la concentración», reconoce. Por ello da mayor importancia a la victoria ante los irundarras del Bidasoa «ya que si fallábamos no servía de nada la victoria ante Naturhouse». «Tuvimos cinco minutos con varios fallos desde seis metros que dieron vida al rival», insiste.

'Feeling' con Guijosa

No tuvo dudas Seba Simonet cuando recibió la llamada del Abanca Ademar y ahora refrenda que en su día tomó una buena decisión. «Sabía del potencial de este equipo y me siento una pieza importante en él», señala. Su función es «crear huecos y dar continuidad» al juego. «Rafa Guijosa me pidió que de ritmo al ataque, que juegue con inteligencia y que, por ejemplo, si vamos ganando, hagamos ataques más largos para que los laterales, que tienen un gran lanzamiento, puedan ver portería. Es decir, que sepa discernir qué hacer en cada momento», explica.

Y es que tiene una gran relación con el técnico ademarista, con el que tiene «buen feeling» desde que habló con él en junio para dejarle claro «qué quería de mi». «Pese a ser un técnico joven, transmite experiencia y es un gran motivador. Es fundamental para que un equipo no caiga en el conformismo. Las buenas referencias que tenían se están cumpliendo y está llevando bien al equipo, aunque todavía sea muy pronto», manifiesta.

Rodrigo, un complemento 'ideal'

También tiene palabras para su compañero en el central Rodrigo, al que califica como un jugador «muy listo». «Me han dicho que ha tenido una gran evolución en los últimos meses. Es un gran central, ve muy bien el balonmano. Es muy escurridizo, lo que le hace diferente a mi, siendo muy rápido y explosivo», describe.

De hecho, Simonet recuerda que contra Naturhouse marcó «tres goles en apenas cinco minutos» que son «muy importantes» para él, «para que gane confianza y siga así ya que, con la lesión de Acacio, tendrá más minutos». «Nos podemos complementar muy bien y, por mi parte, trataré de ayudarle en todo lo que pueda para que siga creciendo», insiste.

Las piernas «ya pesan»

El central argentino reconoce que las piernas comienzan a pesar después de jugar tres partidos en una semana y volver a saltar a la cancha este miércoles. «Quizá algunos equipos estén más acostumbrados, pero esto es igual para todos, no sirve como excusa. Hemos hecho una buena pretemporada, pero es normal que se note. El equipo que mejor gestione las rotaciones llegará con más aire al final de los partidos», valora.

Sobre el choque de este miércoles ante Puerto Sagunto, Simonet considera que es un partido «muy difícil» en una pista que «empuja mucho». «Si nos relajamos un poco, podemos pinchar. Es una prueba de fuego, jugar de visitante siempre es complicado. Tenemos que ir al 100%, si vamos al 95% podemos pagarlo», sentencia.