1.639 días después Ademar recupera su puesto entre los grandes europeos

Costoya, durante el partido de este miércoles en León./Peio García
Costoya, durante el partido de este miércoles en León. / Peio García

El conjunto ahora dirigido por Rafael Guijosa visitará la cancha del Gorenje Velenje con la intención de intentar recuperar su brillo europeo que le llevara a conquistar dos Recopas de Europa

FERNANDO PÉREZ SOTOLeón

Después de tener que solventar un convenio de acreedores que puso en entredicho su continuidad y superar un bache económico que le hizo bajar varios escalones, el Ademar volverá el domingo a codearse con los grandes equipos europeos, ya que iniciará su participación en la Liga de Campeones en Eslovenia.

Tras casi cuatro años y medio, 1.639 días, desde su último partido en la máxima competición continental, el conjunto ahora dirigido por Rafael Guijosa visitará la cancha del Gorenje Velenje con la intención de intentar recuperar su brillo europeo que le llevara a conquistar dos Recopas de Europa y disputar otras tantas finales.

Pero además, en la Liga de Campeones, bajo diferentes formatos y acepciones, los ademaristas ya han participado en once ediciones desde su debut en la temporada 1997-98, justo en su segunda experiencia europea tras estrenarse en la desaparecida City Cup un año antes.

Aquellas etapas

Los leoneses vivieron diferentes etapas de esplendor europeo, al margen de sus títulos en la por entonces segunda competición -también ya desaparecida-, venciendo a los mejores equipos del panorama continental.

Curiosamente su mejor papel en la Liga de Campeones coincidió con el inicio del desplome económico, en la temporada 2011-12, con el actual seleccionador español júnior campeón del mundo y de Europa, Isidoro Martínez, en el banquillo.

En esa campaña, Abanca Ademar alcanzó los cuartos de final, paso previo a la Final a Cuatro de Colonia, perdiendo una eliminatoria para la historia ante el Füchse Berlín alemán, ya que tras apabullarle en León (34-23), vivieron una de sus tardes más negras en cancha teutona al caer (29-18) y quedar eliminados por mayor número de goles anotados en campo contrario.

Último precedente

Al concluir esa temporada el entonces presidente, Carlos Pollán, luego dimitido, empezó a hacer constar lo que se desencadenaría un año después, con el actual seleccionador argentino Manolo Cadenas como entrenador, la grave situación económica, a pesar de la cual se volvió a participar en la máxima competición continental.

Y el papel del equipo, en su última presencia, hasta ahora, en la Liga de Campeones, fue más que destacado, clasificándose en un grupo previo con rivales tan poderosos como el Hamburgo y Flensburg alemanes, el Montpellider francés, Chkhovskie ruso o Partizán serbio, para caer en la eliminatoria de octavos de final ante el poderoso MKB Veszprem húngaro, cediendo en ambos partidos.

Ese fue el último precedente en la máxima competición continental antes de que el club leonés tuviera que presentar concurso de acreedores al contar con una deuda superior a los 2 millones de euros que parecía abocarle a la desaparición.

El respaldo de la masa social

El fuerte respaldo de su masa social, la llegada de Cayetano Franco a la presidencia y la aprobación de un concurso de acreedores, en el que todavía está inmerso, para reducir sustancialmente su deuda permitieron ir reconduciendo la situación.

Después de unos años de travesía por el desierto, Ademar ha reverdecido pasados laureles, consiguiendo primero escalar posiciones en la Liga ASOBAL hasta ser tercer clasificado y subcampeón la última temporada y pudiendo, progresivamente, mejorar su presupuesto y, por tanto, su plantilla.

El domingo, 1.639 días después, el equipo leonés, ya con un estatus consolidado en la competición doméstica, pretende recuperar gran parte del prestigio perdido en Europa, lo que le ha condenado a ser incluido en el grupo C de la Liga de Campeones ante rivales con menos pedigrí a los que solía enfrentarse.

Fotos