La sororidad de la cecina

Uno de los productos más representativos de la gastronomía leonesa reúne a un grupo de 40 mujeres en una cata en la que seguir luchando por la integración

Uno de los platos de cecina que se cataron.
I. SANTOSLeón

La cecina se cata, se saborea, se degusta y también se disfruta con integración. Las mujeres de Adavas y la Asociación Simone de Beauvoir se han unido en torno a un plato muy leonés para disfrutar de una jornada diferente.

Un grupo de 40 mujeres pertenecientes a estas asociaciones han catado tres tipos de cecina, una de 14 meses, otra de 11 y otra de cuatro meses. Dos de las cuales son producto certificado y la tercera no lo es. Una prueba al paladar con la que las invitadas comprobarán que la IGP Cecina de León tiene un periodo de curación más lento con un sabor esplendido.

Una cata que ha surgido en el seno de la Capitalidad Gastronómica con la idea de llegar a colectivos que normalmente no asisten a estos actos y conocer así uno de los productos más representativos de la provincia.

Dos asociaciones de atención a mujeres víctimas de agresiones sexuales y malos tratos que se han unido en la Casa de las Carnicerías para disfrutar de una jornada diferente. Un día para seguir creando grupo y «poder decir que participan en cosas que la sociedad hace, porque no siempre se llega a gente normal como nosotras», explica Carmen Carlón, presidenta de Adavas León.

Contenido Patrocinado

Fotos