La Academia de la Televisión expulsa «de por vida» a Weinstein

Harvey Weinstein./Reuters
Harvey Weinstein. / Reuters

La institución condena los ejemplos generalizados del «horrible comportamiento» del productor y mostró su apoyo a todos los que están «alzando la voz contra el acoso»

EFELos Ángeles (EE UU)

La Academia de la Televisión expulsó hoy a Harvey Weinstein de su organización "de por vida" como respuesta a las decenas de acusaciones por casos de abuso y acoso sexual que se han conocido en las últimas semanas en contra del productor.

En un comunicado de prensa, que fue replicado por medios locales, la institución condenó hoy los ejemplos generalizados del "horrible comportamiento" del productor y mostró su apoyo a todos aquellos que están "alzando la voz contra el acoso en todas sus formas".

La Academia de la Televisión, que cada año entrega los premios Emmy, también dijo estar "determinada" a proteger a todos los profesionales de la pequeña pantalla ante este tipo de conductas.

La decisión de la Academia de la Televisión se une a la de la Academia de Hollywood, organizadora de los premios Óscar, que expulsó al productor de su institución a mediados de octubre.

El sindicato de productores de Hollywood (PGA, en inglés) también inició el proceso para echar a Weinstein de su organización, pero el productor decidió no esperar a la decisión final y dimitió de esta institución.

El escándalo en torno a Weinstein, que ha causado todo un terremoto en Hollywood, ha animado a numerosas víctimas del mundo del espectáculo a denunciar diferentes casos de abuso y acoso sexual en los que figuran como acusados, entre otros, los actores Kevin Spacey y Dustin Hoffman, el expresidente de Amazon Studios Roy Price, y los cineastas Brett Ratner y James Toback.

Un «ejército de espías» para controlar las acusaciones

El productor gastó cientos de miles de dólares para sofocar los señalamientos de abuso sexual, que hoy le costaron su carrera, contratando exagentes de inteligencia para investigar a sus víctimas y a periodistas atrás del caso, informa The New Yorker.

La revista, que le siguió al diario The New York Times con fuertes revelaciones del caso, señaló que una exagente israelí contactó a una de las principales acusadoras, la actriz Rose McGowan, haciéndose pasar por una militante de los derechos de la mujer.

La mujer, empleada de la empresa privada de seguridad Black Cube, grabó en secreto horas de conversaciones con la actriz, que estaba a punto de publicar sus memorias, tituladas "The Brave", cuyo contenido preocupaba a Weinstein. El autor del artículo, Ronan Farrow, que hace un mes publicó las primeras denuncias de violación en contra del productor, indicó que este "ejército de espías" fue desplegado desde por lo menos el otoño de 2016.

El artículo cita docenas de documentos y a siete personas involucradas directamente en los esfuerzos del productor para evitar cualquier publicación en su contra. Además de Black Cube, dirigida por exagentes de inteligencia israelí, el productor contrató otra empresa similar, Kroll. La agente que contactó a McGowan también contactó a periodistas que investigaban el caso.

Weinstein y su equipo querían saber qué información manejaba la prensa y al mismo tiempo investigaban a los propios reporteros, indagando en su vida personal para tener material para contradecirlos, desacreditarlos o intimidarlos.

Weinstein -investigado por las policías de Londres, Nueva York y Los Ángeles- "personalmente monitorizaba el progreso de estas investigaciones", usando inclusive a "exempleados de su estudio para conseguir nombres y hacer llamadas" que algunos sintieron "intimidatorias", añadió el texto.

En algunos casos, continuó la publicación, las investigaciones eran conducidas por los abogados de Weinstein, como David Boies, reconocido por representar a Al Gore en la disputa de la elección presidencial de 2000 y por sus argumentos a favor del matrimonio del mismo sexo en la Corte Suprema. "Boies firmó personalmente el contrato ordenando a Back Cube de encontrar información que detuviera la publicación del New York Times" mientras su firma representaba al diario en otro caso de difamación.

La portavoz de Weinstein, Sallie Hofmeister, y Boies no respondieron aún a los llamados de la AFP. Hofmeister dijo al New Yorker: "es ficción sugerir que cualquier individuo haya sido blanco" de intimidación.

Fotos