Tita, comisaria debutante

Museo Thyssen Bornemisza.

La baronesa Thyssen selecciona una treintena de fotos para repasar a su manera la historia del museo

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

La baronesa Carmen Thyssen ha jugado, juega y jugará un papel primordial en el Museo Thyssen-Bornemisza. Pero nunca había sido comisaria de una de sus muestras en sus 25 años de historia. Ahora Tita Cervera rompe el hielo y se convierte en responsable y destacada protagonista de una exposición fotográfica que repasa los primeros 25 años de una institución que celebra el aniversario por todo lo alto. Se inaugura este vienes en un museo que estrena además su denominación de 'Nacional'.

Tita ha buceado en un océano de imágenes para seleccionar las 26 que conforman '#Thyssen25: una crónica fotográfica', exposición de gabinete de la que, además de comisaria debutante, es una decidida y destacada protagonista. Aparece la baronesa en buen puñado de imágenes y en situaciones muy variadas. En muchas de ellas junto al barón, su difunto esposo, Han Heinrich Thyssen-Bornemisza, que en la mayor de todas las fotos posa sonriente con sus obras aún embaladas y recién llegadas de Lugano. También con los reyes eméritos firmando el histórico acuerdo de cesión de la colección al Estado español.

Pero la Tita comisaria no ha resistido la tentación de mostrarse a sí misma encadenada a un árbol del Paseo del Prado para evitar su tala. Da aparecer ataviada con ropajes de indígena americana junto al artista Miguel Ángel Blanco en la inauguración de la exposición 'La ilusión del lejano Oeste', o junto al que fuera arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela.

Se retrató y se muestra la baronesa junto el arquitecto Rafael Moneo, que remodeló el Palacio de Villahermosa. Posa con los tres directores que ha tenido el museo: Pita Andrade, Tomás Llorens y Guillermo Solana. Junto a artistas como Antonio López en una exposición sobre los hiperrealistas madrileños. Al lado de celebridades como Carlota Casiraghi, la hija de Carolina de Mónaco, que visitó la muestra dedicada a Cartier; junto al diseñador Hubert de Guivenchy; con el entonces príncipe Felipe inaugurando la exposición de Sorolla, o con el que fuera presidente del Gobieno, Felipe González.

Ha querido la baronesa incluir en su singular selección a Pedro Almodóvar, a un Joaquín Sabina ensimismado ante un cuadro de Edward Hopper, o al fotógrafo peruano Mario Testino rodeado de bellísimas mujeres.

Disfrutar de estas insólitas imágenes será gratuito para todos los visitantes del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza hasta el próximo 29 de octubre. Carmen Cervera ha recurrido a su archivo personal, al del museo, al del diario ABC y al de la Agencia Efe para seleccionar unas fotos que recogen la «particular visión» de la baronesa sobre estos 25 años del museo. Son imágenes de diversos formatos, soportes y tamaño que cuentan a su manera el devenir de una impagable colección que está en España gracias a ella, en muy buena medida.

Otro medio centenar de imágenes aparecen en en un vídeo de una hora y media que se expondrá en la misma sala y que repasa los hitos de la institución. Hay entrevistas con algunos de los ministros de Cultura que han ocupado la cartera en estos 25 años- de Solana y Solé Tura a Méndez de Vigo- y testimonios de los tres directores del museo, de Rafeel Moneo y de artistas, comisarios y gestores.

Laura Andrada es la coordinadora de la exposición, que es solo uno de los actos conmemorativos del aniversario de la pinacoteca que acaba de adquirir su condición de museo 'Nacional' y que presentaron el director artístico del museo, Guillermo Solana, y su gerente, Evelio Acevedo. Habrá unas jornadas de puertas abiertas que se vivirá el sábado 7 y el domingo 8 . En esos días el museo llevará a la calle iniciativas como 'La luz de la pintura', cuyo objetivo es mostrar la colección del Thyssen mediante técnicas audiovisuales que permitirán proyectar algunas de las joyas de la colección en las fachadas edificio y en pantallas gigantes. Más de 70 obras maestras de la colección permanente del museo podrán verse así en el Paseo del Prado y la carrera de San Jerónimo durante todo el mes de octubre.

Fotos