Shakespeare no se podrá representar en el Auditorio ciudad de León por la huelga de dos actrices

Imagen de la obra Medida por Medida./
Imagen de la obra Medida por Medida.

Dos de las componentes de la compañía que representaba en León 'Medida por Medida' secundan su derecho a huelga y se suspende la función de este jueves, para la que ya se habían vendido 500 entradas

LEONOTICIASLeón

Shakespeare no se podrá representar en el Auditorio Ciudad de León. El ejercicio de derecho a huelga de dos de las actrices en la jornada del 8M ha obligado a la compañía a suspender la representación de 'Medida por Medida', para la que ya se habían vendido un total de 500 entradas.

En un comunicado la compañía ha anunciado que dos actrices de la compañía haciendo «uso de su derecho a secundar la huelga convocada para el mismo día 8», ha obligado a suspender la representación.

La representación de 'Medida por Medida' había sido elegida por los promotores precisamente con el fin de homenajear a las mujeres en el 8M.

La obra, sin embargo, había sido presentada en el marco del Día Internacional de la Mujer al haber sido realizada en el siglo XVII abordando el acoso sexual y el abuso de poder sobre las mujeres.

La representación corría a cargo de dos compañías madrileñas, Producciones (In)constantes y Factoría Teatro, que se habían unido para su producción

La obra narra la historia de Isabella y el intento de salvar a su hermano del castigo de la justicia cristiana tras ser condenado a muerte por dejar embarazada a su novia antes de casarse.

La máxima autoridad, el duque de Viena, al verse incapaz de aplicar la sentencia, delega en el inquisidor Ángelo. Pero éste, turbado por la belleza, la inteligencia y la inocencia de la joven, trata de hacerle ceder su virtud a cambio de la vida de su hermano. Y no será el único, también el duque emprenderá un cortejo de seducción en el que la voluntad de la mujer queda totalmente olvidada.

En su intento por detener la ejecución, Isabella se encontrará con los envites del poder, con la corrupción moral y política, viéndose reducida a una mera moneda de cambio.

Con estos ingredientes, Shakespeare construye una comedia «impura», una pieza, en palabras de los responsables del montaje, «de difícil clasificación en términos de género dramático, que no es del todo comedia, que no es del todo drama, y que lo que sí que parece ser es una dramaturgia extraordinariamente personal del poeta inglés, probablemente la más personal, es decir, la más comprometida con su tiempo y pensamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos