Páginas de arte catedralicio

El Obispado de León y el Cabildo de la Catedral presentan el libro 'Museos de la Catedral' en el que se repasan, estudian y analizan todas las piezas expuestas en el Museo Catedralicio y Diocesano

Presentación del libro 'Museos de la Catedral'./D. G.
Presentación del libro 'Museos de la Catedral'. / D. G.
DANI GONZÁLEZ

Cien años no se cumplen todos los días y, qué mejor forma de celebrarlo, piensan en el Obispado de León y en el Cabido de la Catedral, que hacerlo con un libro que repase todas y cada una de las piezas expuestas en los Museo Catedralicio y Diocesano.

Este es el objetivo del libro 'Museos de la Catedral', que contará con una tirada de 1.000 ejemplares a un precio de 50 euros por unidad. Páginas y páginas repasando y estudiando todas y cada una de las mil piezas expuestas en ambas museos, en un elemento fundamental para «investigadores y curiosos del arte».

Esta es una manera más de celebrar los 100 años de la fundación del Museo Catedralicio, que no se uniría con el Museo Diocesano, creado en 1947 por el obispo Luis Almarcha, hasta 1982.

Un trabajo para la investigación

«Es un trabajo esperado y de gran utilidad para los estudiosos en un momento en el que han finalizado todas las remodelaciones del museo y ya hay un funcionamiento normal», explica Máximo Gómez, responsable del Museo Catedralicio y Diocesano.

El libro, aseguran, cuenta con dos partes. La primera es más «doctrinal», en la que se trata de explicar «los mensajes de las obras del arte cristiano». «Buscamos que el lector comprenda cada obra, que sepan qué, cómo y porqué dice lo que dice. Son el reflejo de los dogmas cristianos y las respuestas que la Iglesia siempre ha dado a las grandes preguntas del hombre», explica Máximo Gómez.

En la segunda parte aparece una «catalogación completa» del Museo, en la que figuran todas las piezas expuestas explicadas de forma «exhaustiva». Cada fotografía se presenta «arropada por los elementos imprescindibles para su estudio e investigación: el número de catálogo, su fecha de ingreso, la parroquia titular de la pieza, lo que expresa cada obra, cómo las hemos recuperado o en qué exposiciones ha participado».

Además, Máximo Gómez deja claro que se busca dar la misma importancia «a todas las obras», tratando de ser un «espejo fiel» del Museo.

Un trabajo de diez meses

Desde el punto de vista técnico, tal y como explica Graziela Fernández, una de las fotógrafas que ha participado en la confección de este libro, ha sido un trabajo «complejo» por cuatro asuntos: «El volumen de piezas a fotografiar de 1.000 piezas, por la variedad, por su ubicación y por los criterios estéticos de la publicación».

Con un trabajo de diez meses, en el que la parte más 'copiosa' fue la de fotografiar y editar todas las imágenes, con una duración de cinco meses, tuvieron que elegir las portadas y contraportadas.

'El Juicio Final' fue la elección para la portada ya que «es una pieza con sentido religioso, que representa a todas las piezas, que no es minimalista y alto valor artístico». Para la contraportada, la elección ha sido un fragmento de tapicería, «una obra muy humilde pero valiosa».

De esta manera, el Museo Catedralicio y Diocesano celebra sus cien años de funcionamiento haciendo un repaso por todas y cada una de sus mil piezas expuestas. Pero, recalcan, hay un almacén con más de 300 obras, de menor valor, pero que no han visto la luz, todavía. Pero lo harán, todas tendrán su protagonismo.

Contenido Patrocinado

Fotos