Incoado el procedimiento para la declaración como BIC de carácter inmaterial de los pendones concejiles del Reino de León

Homenaje de los pendones concejiles en San Isidoro./Peio García
Homenaje de los pendones concejiles en San Isidoro. / Peio García

Los pendones concejiles constituyen una tradición ancestral de hondo significado cultural, ligada a celebraciones de carácter festivo y religioso

ICAL

La Dirección General de Patrimonio Cultural ha incoado el procedimiento de declaración, como Bien de Interés Cultural (BIC) de carácter inmaterial de 'Los pendones concejiles del Antiguo Reino de León: Identidad y tradición', según recoge en su edición de este marts el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

Según la resolución, la utilización de los pendones como enseñas concejiles, de jurisdicción histórica e identidad de las comunidades locales, constituye una práctica cultural de origen medieval que ha mantenido la continuidad y pervivencia a lo largo del tiempo, con períodos de mayor o menor uso, con cambios en su significado, en su forma y dimensiones, y que en la sociedad actual mantiene su vigencia en rituales festivos y de participación social.

Muestra de este reconocimiento y aprecio ha sido su conservación y custodia, que ha estado vinculada a la salvaguarda y pervivencia de manifestaciones o rituales colectivos. 'Portar el pendón' constituye una muestra de destreza y un orgullo para la persona o personas que lo llevan, con ayuda de sus acompañantes o remadores cuando es necesario tensarlo y mantenerlo verticalmente por medio de sus bordones o cordeles de guía. El adorno con complementos vegetales o emblemas religiosos representa también un momento de colaboración, de esmero y de reactivación simbólica.

Conservado y extendido por todo el territorio del Antiguo Reino de León, el empleo de los pendones concejiles está especialmente activo, de manera muy destacada, en la provincia de León. Elemento definitorio de su ser y justificación de esa conservación es el carácter concejil y la pervivencia de las organizaciones sociales de los pueblos regidos por juntas vecinales herederas de los tradicionales concejos. En esta labor destaca el surgimiento de asociaciones que velan por la salvaguarda, sensibilización y gestión de iniciativas encaminadas a su reconocimiento, a su estudio y conservación.

Ancestral tradición

Los pendones concejiles constituyen una tradición ancestral de hondo significado cultural, ligada a celebraciones de carácter festivo y religioso, que como elementos totémicos rememoran los antiguos 'mayos' célticos. Este hecho cultural se ha mantenido vivo hasta nuestros días gracias a las comunidades y grupos sociales que lo custodian, lo portan y se reúnen y manifiestan en su entorno, con un importante resurgimiento desde finales del pasado siglo y especialmente en las últimas tres décadas, acompañado de un interés colectivo y de una gestión impulsada por diversas asociaciones.

Los pendones concejiles son un elemento de identidad de las comunidades sociales vinculadas histórica y culturalmente con un territorio, que mantiene y transmite su valoración mediante su custodia, preservación y uso. El pendón, fiel reflejo de los sentimientos y religiosidad popular, está presente en las bendiciones de los animales y de los campos y en las tradicionales rogativas y oraciones de las comunidades rurales ante necesidades graves como la escasez de lluvias, temporales, epidemias o plagas.

Estos ritos y significados ancestrales estrechamente vinculadas al medio natural, se han ido adaptando con el tiempo a los usos y costumbres del momento, sin perder su propia esencia. De este modo, se fueron construyendo templos y ermitas en aquellos lugares sagrados, montañas, cuevas, ríos, fuentes y bosques íntimamente relacionados con la madre tierra, en torno a los cuales se van a desarrollar romerías y procesiones, en las que el pendón se convierte en símbolo de identidad.

En la actualidad, el uso de los pendones está asociado a múltiples festividades que se celebran a lo largo de los diversos ciclos temporales del año en las que tiene una presencia notable y constante, destacando las concentraciones en las que participan varias localidades y en las que se ejecutan rituales competitivos, bailes, saludos, o se procesiona encabezando a los grupos sociales, pueblos o concejos simbolizados. A lo largo del recorrido de la procesión, peregrinación o romería, los portadores de los pendones, los pendonistas o pendoneros, hacen gala de su habilidad y de su fuerza, realizando acrobacias, bailándolo, levantándolo o trepando por la vara.

En la actualidad han sido catalogados por la Asociación Cultural de Pendones del Reino de León más de 450 ejemplares, conservados y custodiados en distintos pueblos de la provincia de León y en otros territorios relacionados.

Temas

Bocyl, León

Contenido Patrocinado

Fotos