Frenazo en el deterioro del patrimonio leonés

León sigue siendo la provincia española con mayor número de elementos patrimoniales incluidos en la Lista Roja de Hispania Nostra, aunque hace dos años y medio que no suma ninguno a esta clasificación

El Castillo de los Bazán en la localidad leonesa de Palacios de la Valduerna. /Campillo
El Castillo de los Bazán en la localidad leonesa de Palacios de la Valduerna. / Campillo
S. GALLO León

Lleva dos años y medio sin sumar ningún elemento patrimonial a la Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra desde hace una década, el mayor tiempo que ha estado sin incluir un bien a esta lista desde la creación de esta clasificación, en la que se incluyen aquellos bienes culturales en riesgo de deterioro o desaparición. Sin embargo, la provincia de León continúa estando a la cabeza a nivel nacional en cuanto al número de monumentos recogidos en este listado, con un total de 48, muy lejos de las provincias que le persiguen en este ránking, que son Zaragoza, con 34 y Badajoz y Huesca, con 31.

A nivel autonómico, la distancia respecto al resto de provincias también es importante, ya que le siguen Palencia con 32 y Soria con 31 bienes incluidos en este listado, Burgos con 28, Zamora con una menos, Valladolid con 22, Salamanca tiene 18, Ávila con 17 y Segovia con 16. Esto se atribuye, no solo al amplio nivel cultural con el que cuenta la provincia de León, sino también al hecho evidente del abandono al que se han visto sometidos estos monumentos, bien sea por falta de fondos o de interés por parte de los propietarios.

El primero de los monumentos de la provincia de León con el que se inauguró su presencia en esta Lista Roja fue, en el año de su creación, en diciembre de 2007, el Palacio del Conde Luna, un edificio que tuvo que ser retirado de esta clasificación después de la intervención que se realizó en él durante varios años con una inversión de 5,5 millones de euros, y que culminó en el mes de mayo de 2010.

En esa misma fecha se incluyeron también el monasterio de San Juan de Montealegre, en Villagatón; el castillo de Sarracín y el monasterio de San Pedro de Montes, ambos actualmente también retirados de este listado. En el momento de su creación, igualmente, se puso de relieve el mal estado en el que se encontraba el castillo de Villapadierna o el Real Monasterio de Santa María de Nogales. Los últimos bienes en incluirse en esta Lista Roja han sido el puente medieval de Pedrosa del Rey, un pueblo sumergido bajo el pantano de Riaño y también la ermita de San Roque de la Mata de la Riva, en el municipio de Vegaquemada, así como la Casona Palacio de los Allende, en Burón.

En todo este tiempo, no solo se ha ido incrementando el número de bienes en este listado, sino que algunos lo han abandonado como es el caso de los canales romanos de la Cabrera, la iglesia de San Lorenzo de Sahagún, la ermita de San Antonio Abad en Villalquite o el castillo-palacio de los Quiñones.

La Lista Roja dio sus primeros pasos hace una década para informar sobre los elementos patrimoniales en riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. Para ello, pretende promover intervenciones positivas que eviten un mayor deterioro o la desaparición definitiva de esos bienes, además de animar a asociaciones locales en defensa del patrimonio a que refuercen sus reivindicaciones en sus áreas de actuación. La información que se recibe sobre un bien es estudiada por un comité científico formado por un arqueólogo, una restauradora, un director de museo y un arquitecto, que estudian y deciden la inclusión o no del bien en esa Lista Roja.

Patrimonio de Castilla y León

En Castilla y León son 238 los bienes incluidos en la Lista Roja. Las primeras inclusiones tuvieron lugar el 3 de diciembre de 2007, cuando se sumó el monasterio de San Antón en Castrojeriz (Burgos), al que siguieron unos días más tarde la Real Fuente de la Concepción en Aldea del Obispo (Salamanca) y la ermita románica de San Miguel en Sacramenia (Segovia), estos dos últimos retirados de la Lita Roja; el castillo de La Raya en Monteagudo de las Vicarías (Soria); el convento Agustino de Extramuros en Madrigal de las Altas Torres (Ávila), también retirado; la ermita de San Jorde de la Vid de Ojeda, en Palencia; o el Fortín Romano de la Calzada de Béjar (Salamanca), entre otros.

Las últimas inclusiones de la comunidad en este listado han sido la ermita de San Juan de Otero, en Palencia, el palacio fortificado de Los Zúñiga en Curiel de Duero (Valladolid) el pasado 20 de octubre, y anteriormente la tumba megalítica de los Zumacales, en Simancas (Valladolid), en febrero de 2016 y ya retirada, o la iglesia de San Jorge en Carbajales de la Encomienda (Zamora), en noviembre de 2015.

Valoraciones

Desde la Junta de Castilla y León, el director general de Patrimonio, Enrique Sáiz, considero´que la asociación Hispania Nostra está experimentando “un cambio de postura” después de que se hubiera manifestado que la lista “adolecía en la selección de entradas de criterios objetivos tangibles” y de que, en ocasiones, tan solo reflejaba “un devenir desde épocas pretéritas que se reconocía o reclamaba por impulsos o intereses concretos y locales”.

Desde el colectivo se ha llegado a declarar que Castilla y León “puede estar contenta” porque el patrimonio de la comunidad se encuentra “atendido y preservado”, además de que el hecho de que un bien esté incluido en este listado puede deberse a una mayor movilización social y a que la conservación y recuperación del patrimonio requiere de una combinación de esfuerzos de las instituciones, los propietarios y el tejido social.

La Consejería de Cultura y Turismo ha venido trabajando en contribuir a mejorar la fiabilidad de este listado aportando “criterios técnicos” y ayudando a subsanar “los datos contradictorios que tiene”. Para ello, se contactó con los responsables de Hispania Nostra para ayudar a que la lista deje de ser “una mera recopilación de opiniones o un arma política” y sirva “para lo que realmente interesa, que es favorecer la conservación y protección del patrimonio cultural”. Este objetivo se comparte desde el Plan Pahis 2020 en el que la Junta seguirá insistiendo “convencidos de constituir el camino para lograr, entre todos, legar a las futuras generaciones nuestro patrimonio más importante”.

Contenido Patrocinado

Fotos