EL CRISTAL MÁS 'PULCHRO'

Las vidrieras de la Catedral de León avanzan en su restauración por la fachada sur con el objetivo de acometer la renovación de los cristales del rosetón del pórtico antes de que finalice el presente año

Contraste entre las vidrieras restauradas, a la derecha, y las que aún están sin restaurar, a la izquierda. / Inés Santos
RUBÉN FARIÑASLeón

«Son tus vidrieras fuego donde medra la fe rezada en luz y en oraciones verticales, en cantos y pregones de honda alegría que el temor arredra». Así rezan unos versos de Julio G. Alonso dedicados a los excelsos cristales que adornan y permiten admirar con una vista celestial los interiores de la Pulchra Leonina.

Las vidrieras de la Catedral de León avanzan en su restauración por la fachada sur. Lo hacen a «ritmo normal» algo complicado para unos elementos tan frágiles y con tanta belleza que sirven de carta de identidad para la Seo.

Si por algo es famosa la Iglesia Mayor del antiguo Reino es por sus cristaleras. Gracias a una inversión de 398.000 euros, éstas están logrando escapar de la corrosión y el óxido generado por el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas.

El objetivo es que los vanos del transepto y la girola estén concluidos antes de finalizar el presente año. Será entonces cuando el andamiaje recubra el pórtico sur para acometer la renovación del rosetón.

Contraste entre vidriera sin restaurar, restaurada y el rosetón de la fachada sur.

El ambiente celestial

Hasta la fecha, y tras cinco meses de trabajos, los ventanales bajos y la mitad de los altos ya se encuentran renovados y condicionados. También han recuperado sus plenas facultados los que adornan las capillas de que recubren la girola.

La intervención se está realizando con la delicadeza necesaria para una estructura que respira historia y que otorga un ambiente celestial a la Catedral de León. Y es que, como canta su Soneto: «Se filtran colores tras el cristal, entra a raudales la luz desde afuera, a través de la mágica vidriera que enmarca completo el arco ojival».

La Seo leonesa es reconocida a nivel nacional e internacional como el edificio español con mayor número de vidrieras del Medievo conservadas. Estas mejores permitirán que siga siendo así por muchos años. Los trabajos para su elaboración fueron llevados a cabo en el siglo XIII por Pedro Guillermo, de forma principal. Más tarde, la producción disminuye y en el cambio de Era (siglo XV) sobresale Nicolás Francés.

Detalles de la fachada sur de la Catedral de León.

La historia de la vidriera gótica

La vidriera del Gótico da significado a la consolidación, desarrollo y expansión de este arte en toda Europa y gracias a ello se alcanza el periodo de que mejor define la esencia de este arte.

Estas cristaleras coloridas transforman la arquitectura del momento y se convierte en el vehículo idóneo para expresar los conceptos de la mística y el simbolismo del Cristianismo de los siglos finales de la Edad Media.

Las posibilidades lumínicas y simbólicas de la vidriera, junto con los avances técnicos en la arquitectura, como el desarrollo del sistema de contrafuertes, pináculos y bóvedas nervadas logran reducir el tamaño y grosor de los grandes muros de los edificios religiosos, facilitando la apertura de grandes ventanales en varias alturas del edificio.

Contenido Patrocinado

Fotos