Leonoticias

El Parador de San Marcos inicia una rehabilitación de la fachada que 'tapará' su cara externa 18 meses

vídeo

Andamiaje sobre la fachada de San Marcos. / Inés Santos

  • El desplome de una gárgola en 2013 fue la voz de alerta del monumento | La obra, licitada por 1,7 millones y adjudicada en 823.622 euros, se realizará con cargo al 1,5 por ciento de IVA Cultural del Ministerio de Fomento

El Hostal Parador de San Marcos ha empezado a verse rodeado de andamios desde este martes, cuando las obras de reparación de la fachada del monumento han recibido a los primeros obreros que tratarán de mejorar y reformar una cubierta con muchos problemas debido a la mala ejecución de pasadas intervenciones.

Una de las fotografías más requeridas por los turistas y peregrinos cuando llegan a León es inmortalizar la fachada de San Marcos, un lugar que desde esta semana se verá cubierta por andamiaje para rehabilitarse y curar las heridas del paso del tiempo.

La obra, licitada en un principio por 1,7 millones y adjudicada finalmente en 823.622 euros, se realizará con cargo al 1,5 por ciento de IVA Cultural del Ministerio de Fomento, que concede estas ayudas para la conservación y enriquecimiento del Patrimonio Histórico Español.

Durante los próximos 18 meses, plazo de ejecución que tiene prevista la intervención sobre la fachada del monumento, se tratará de reparar aquellas zonas más dañadas de la fachada. Están especialmente afectadas la crestería, los frisos y las gárgolas.

Precisamente, el desplome de una gárgola en el año 2013, aceleró el análisis de la fachada por parte de la fundación World Monuments Fund España, que financió en su momento un estudio exhaustivo de San Marcos sacando a la luz los problemas que este emblema de León acarreaba tras las intervenciones sufridas en las últimas décadas.

Las heridas de hace medio siglo

Según los expertos, el riesgo de desprendimiento de algunas partes de la fachada es una realidad, debido a que la piedra de este monumento del plateresco se encuentra fisurada.

Las causas de estos problemas datan desde hace más de medio siglo, cuando el recinto que había servido de cárcel y campo de concentración durante el Franquismo se convirtió en lo que es hoy en día, uno de los paradores más importantes de España. Los cambios en la zona de la cubierta y el desagüe parecen ser el inicio del semicatastrófico estado en el que se encuentra actualmente la parte exterior del monumento.

A ello hay que sumar la pintura reparadora que la empresa ProArt aplica a finales de los noventa, la cual ha acelerado el deterioro de la fachada.

Esta reparación de la ‘cara visible’ del Parador Nacional será el primer paso de una rehabilitación integral que llevará consigo la reforma de las habitaciones y el interior del hostal por un periodo de dos años.