HISTORIA EN NOTAS MUSICALES

El Claustro de la Real Colegiata de San Isidoro acogió el VI Concierto León Cuna del Parlamentarismo de la Unidad de Música de la Academia Básica del Aire

Celebración del VI Concierto León Cuna del Parlamentarismo / SANDRA SANTOS
SANDRA SANTOS

Seis años lleva la Unidad de Música de la Academia Básica del Aire haciendo vibrar los cimientos del parlamentarismo con su música y es que un año más el Claustro de la Real Colegiata de San Isidoro ha acogido el concierto León Cuna del Parlamentarismo y que este año sirve como colofón final a los actos conmemorativos del XXV aniversario de la puesta en marcha de la Academia Básica del Aire en la capital.

Bajo la batuta de su director, el Capitán Julio César Ruiz Salamanca, los componentes de la Unidad han amenizado la noche a numeros leoneses y visitantes que se agolpaban expectantes para disfrutar de los mejores acordes castrenses.

Los pendones de la ciudad portados por la concejala del Ayuntamiento de León, Gemma Villarroel y el Abad de la Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro, Hermenegildo López, daban inicio a un concierto que contaba con la presencia del alcalde de León, Antonio Silván, el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, el exdirector de la Academia Básica del Aire, Juan Ángel Treceño o el procurador del Común, Javier Amoedo, entre muchos otros rostros de la sociedad y la política leonesa.

Máximo Cayón, cronista oficial de la ciudad, ponía la voz agradeciendo el compromiso y la generosidad de todos los componentes de la Unidad de Música "con esta antigua ciudad imperial que es León, Cuna del Parlamentarismo". Una generosidad que se traduce en el cariño que la ciudad siempre ha mostrado hacia la Academia Básica del Aire. "Tan querida y entrañada en nuestra ciudad y en toda la provincia, su vinculación con la identidad leonesa es visible en el emblema de esta Academia con la inserción de la leyenda del Paso Honroso, gesta de caballería protagonizada por don Suero de Quiñones en 1434 y la imagen del león rampante", finalizó Cayón.

Música de altos vuelos, marchas militares, un ensalzamiento continuo a la historia de León y los leoneses han sido el menú de este concierto que, año tras año, se está convirtiendo en una cita obligada.

Contenido Patrocinado

Fotos