Entrevista

Bebe: «Lorca es maravilloso, pero de vez en cuando hay que ponerse el reguetón»

Bebe, durante una entrevista. /Luca Piergiovanni (Efe)
Bebe, durante una entrevista. / Luca Piergiovanni (Efe)

«El flamenco siempre es de base, lo que pasa es que a mí me abre en canal», defiende la cantante

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Hace 14 años, Bebe cantaba a la emancipación de la mujer y encadenaba versos moldeados con su voz que numerosos grupos sociales absorbían como himnos. «Hoy vas a ser la mujer que te dé la gana de ser / Hoy te vas a querer como nadie te ha sabido querer / Hoy vas a mirar pa’lante que pa' atrás ya te dolió bastante». Hoy, María Nieves Rebolledo Vila (Valencia, 9-5-1978), mueve las caderas y anima con ritmo caribeño cuando se dirige al micrófono. ¿Cómo se explica el cambio? Por el camino, la joven criada en Extremadura ganó un Grammy Latino como artista revelación, fue candidata a un Goya como actriz revelación, grabó cuatros discos y dio a luz a su hija, Candela. Hoy, a la Bebe mujer orbita en torno a una niña de siete años que le ilumina sus ojos y amplía su sonrisa cuando aparece en una conversación en que avanza y retrocede para repasar su carrera. Es esa artista madura que habla con suvaidad, con espontaneidad y con energía, aunque no como un torrente imparable, pues se pausa y reflexiona para explicar su concepción de la música.

- Para ilustrar la ha colaborado con su inesperable Carlos Jean con la canción 'Diferentemente Iguales'. No sería la primera vez que una canción de Bebe se convierte en un himno revindicativo ('Malo' contra la violencia de género o 'Ella' contra las reglas marcadas a la mujer). ¿Esperaba algo similar cuando empezaba en la música?

Para nada, para nada. La música es música y si llega a muchos lugares y a muchas personas y llega de una manera positiva y nos alimenta y nos incentiva es maravilloso. Llámalo himno o llámalo como quieras, eso son etiquetas que van poniendo a veces los medios de comunicación pero al final lo importante es que cada uno haga la música suya. Yo lo hago con la música que escucho, también hay canciones que a lo mejor cualquiera me diría es una horterada, pero hay frases o cosas que a mí me emocionan o me mueven o me llevan a lugar que yo quiero que me lleven. Y eso es lo bueno de la música, que tú la hagas tuya y la utilices pa' levantarte siempre.

- ¿También ha notado su cambio personal?

Hombre, claro. Era todo cuestión de tiempo, yo siempre decía 'Lo que yo necesito es tiempo'. Para cualquiera, cuando empieza el trabajo de tu vida, digamos algo que siempre has querido hacer, y de repente, imáginate, te ponen de jefazo... pero tú no sabes, tú no has vivido todo la anterior tienes que aprender toda la maquinaria y estás expuesto y hay mucho trabajo y mucho viaje... Yo siempre me decía 'si yo lo que necesito es tiempo' y además no sólo tener no solo tiempo para asimilar y comprender sino para poder hacer dentro de esto muchas cosas porque la música no solo hacer conciertos. La música es componer (que a mí me encanta componer), hacer con uno o con otro, estar en el estudio... Entonces me apetecía poder hacer todas esas cosas y no solamente hacer conciertos porque no era lo que más me gustaba. ¡Ahora lo disfruto más que nunca, muchísimo!, porque puedo hacer todo tipo de cosas y ¡sobre todo tener vida!, una vida normal y mi rutina con mi hija que para mí sí es importante, muy importante.

- En esa evolución Candela es uno de los motivos.

Mi hija es el motivo (ríe con una amplia sonrisa).

- ¿Con es evolución le gustan más la canciones divertidas o las otras?

¡Todas! ¡Todas! Ahora mismo me apetece mucho y llevo como dos años que cogí a saco el reguetón. Llevo dos años empollando porque me encanta cuando voy a Latinoamérica y porque tengo muchas ganas de decir las cosas de otra manera y porque tengo muchas ganas de bailar y mi hija tiene mucho que ver por supuesto porque ella tiene ganas de bailar. Le encanta la canción de 'La consulta' (canción con Rasel y Santos). Y me chifla trabajar con la gente de Latinoamérica, tengo ganas de eso. Evindemente, siempre hay espacio para otras cosas más suaves o de otra manera y tienes la oportunidad de hacer cosas nuevas pero tenemos que equilibrarnos, no estar siempre metiéndonos en las profundidades de uno mismo porque eso es una castaña. Lorca es maravilloso y lo amo, pero de vez en cuando hay que ponerse el reguetón, tener sentido del humor y bailar y reírnos de nosotros mismos porque si me tomo muy en serio no funciona y tengo un angelito que me recuerda que no me ponga tan seria y que le caigo mejor cuando me pongo divertida.

- Pues al reguetón se le ha criticado mucho.

Pero es que es lo más, es que es lo más.

- Y se ha dicho que es una música menor aunque sea increíblemente popular.

Pero porque aquí somos muy criticones para eso. En la vida hay que escuchar las cosas sin prejuicios y tenemos el 'como esto va a ser así, tenemos una idea y nos gusta criticar'. Vamos a escuchar y no te dé vergüenza si te dejas llevar. Te puede gustar unas letras más que otras, pero eso es como cualquier cosa. Si es un ritmo superbásico, no me puedes decir que no te lleva a bailar. Y sobre todo es eso, es la manera de entender el sexo aquí o en otro lado, que es diferente, pero siempre hay que verlo con humor, con mucho humor. Y no nos engañemos, hay cosas que ocurren en ciertos momentos, pero luego los códigos son diferentes. Entonces, dejémonos llevar un poco por el reguetón (ríe).

- ¿Y el flamenco?.

El flamenco siempre es de base. Está ahí, forma parte parte de mi vida totalmente, lo que pasa es que el flamenco a mí me abre en canal. Entonces, hay veces que uno se lo tiene que dar con dosis porque tenemos que hacer muchas cosas y estar contentas y equilibrar.

- Una cuestión de ánimo.

Yo tengo ganas de reírme mucho y de bailar con mi hija (vuelve a reír).

- Salió al escenario con su hija hace unos meses para una canción en un concierto en el teatro madrileño de la Latina. Al ser madre, ¿tiene miedo de exponerla al público?

No, no, no. Yo no la expongo mucho, ese día fue una cosa un poco especial. Además, es muy cuca porque le digo 'Ya no te saco más, que sales y luego no cantas', y me dice ella 'Chist, que a mí lo que me gusta es ver a la gente'. Porque luego sale del escenario y se pone a cantar y nos quedamos todos como 'tía, este chuleo me deja a mí..' (ríe). Por lo demás, no la expongo porque ella tiene que hacer lo que le dé la gana, la música está ahí. Cuando me preguntan si creo que va a ser les digo que ella será lo que quiera, la música formar parte de su vida pero no la tiene que condicionar. Puedes hacer 80.0000 cosas más y de hecho yo hago que lo vea de manera natural y que no tenga importancia. Incluso cuando te paran por la calle yo le quito importancia porque no la tiene realmente.

- ¿Paran mucho a Bebe por la calle?

No, ya no tanto. Eso era más al principio y la gente que ahora mismo me para ya no es como cuando fui más mediática en un principio porque de repente era la novedad. Ahora la gente que se acerca a mí más de una vez me ha emocionado y hija me pregutna '¿Mamá, por qué se te ponen los ojos para llorar?' Y yo, 'porque me han dicho una cosa muy bonita, Candela'. A mí me emociona mucho cuando la gente te dice cosas, te alienta, o cuando te acompañan, o con los guiños de complicidad.

- Entonces, ¿lleva mejor la popularidad con la madurez?

Es importante mirarte y decir 'vale, esto me sale bien'. ¿Qué pasa si me sale bien? Pues vamos a hacerlo bien. Y lo que no me salga bien sé mis limitaciones y no tenemos que avergonzarnos por las cosas que hacemos bien y querer mejorar además en eso y darle a los demás lo que sabes hacer bien.

- Habla de novedad, pero es que cuando usted comenzó sus canciones contenían mensajes poco habituales.

A mí me sorprendía porque yo escuchaba mucha música y no me parecía que fuera tan poco habitual. Quizás porque yo escucho la música con mucha apertura. Pero ocurrió y bendito sea. Volvería a pasar todo y disfrutando todavía más pero puedo hacer y soy lo que soy gracias a todo eso.

- ¿Tiene un disco en mente como nuevo proyecto?

No, estoy haciendo canciones, estoy todo el rato a componer y componer porque cuando estás sola sí tienes tiempo pero ahora lo tengo que meter en mi vida y me gusta además. Puedo componer para otros y me divierte muchísimo y quería hacer canciones sueltas para Latinoamérica. Ahora no es tiempo de disco, voy maquinando lo que quiero hacer, requiere un trabajo con las compañías y con todo. Mientras tanto, música y hacer canciones con unos y otros sin pudores que los pudores nos limitan mucho y los prejuicios también.

Bebe e Iberoamérica

La Secretaría General Iberoamericana ha desarrollado (SEGIB) la campaña 'Diferentemente Iguales' simultáneamente en los 22 países de Iberoamérica, dando a conocer el impacto de la cooperación que llevan a cabo en cultura, conocimiento y cohesión social.

Bebe ha sido la encargada de poner voz a la cooperación iberoamericana a través de la canción 'Diferentemente iguales', resultado de la combinación de los sonidos característicos de cada uno de los países en una canción canción producida por Carlos Jean.

En Madrid, ciudad sede de la SEGIB, y gracias al compromiso iberoamericano del Ayuntamiento de Madrid, tiene lugar el ciclo de cine iberoamericano IBERMEDIA el 4 y 5 de noviembre.

- ¿Volverá al cine?

No lo sé. Si me llaman y tengo la oportunidad, sobre todo, dedicándole la energía que necesitas, porque para hacer cosas a medias... Surgieron algunas propuestas cuando justo sacaba el cuarto disco, pero yo no puedo así, yo tengo que estar enfocada en la música claramente, tengo que estar al 100% en cada cosa. Pero me encantaría, claro que sí, aunque todavía tengo mucho más que aprender (ríe).

Fotos