¡20 años no son nada, Sonorama!

La Plaza del Trigo de Aranda de Duero (Burgos) durante el festival.
La Plaza del Trigo de Aranda de Duero (Burgos) durante el festival. / Sonorama-Ribera
Festivales de verano

La cita de Aranda de Duero se ha convertido en un referente para las jóvenes bandas nacionales

EDUARDO R. PANEQUE

Cuando Spotify llegó a nuestras vidas, el Sonorama ya estaba ahí. Si bien hoy Chucho, Mercromina o el Doctor Explosión están a un clic de distancia en esta aplicación, en 1998, o recurríamos a la tienda de CD o a la plaza de toros de Aranda de Duero. Ellas fueron las tres primeras bandas del Festival, y las únicas. De aquella tarde en la que caía una buena solanera han pasado veinte años. ¿Y de aquellas 300 personas? Se han convertido en más de 70.000.

En pleno 'boom festivalero' -difícilmente cabe uno más en nuestra geografía- el Sonorama-Ribera es fiel a su 'carta fundacional', en la que se comprometía a dar apoyo a grupos emergentes y visibilidad a nuevos estilos y sonidos. La gastronomía también ayuda, claro: "Desde el principio nos dimos cuenta de que no éramos Madrid ni Barcelona y que no teníamos playa, así que tocaba aprovechar las cosas buenas de nuestro alrededor. En nuestro caso, el mejor lechazo del mundo y el mejor vino del mundo, nuestro Ribera del Duero", nos cuenta Javier Ajenjo, director del Festival.

Decena de miles de personas se dan cita en Aranda de Duero en uno de los festivales más importantes de la geografía española. / Sonorama-Ribera

Dos décadas dan para mucho, para momentos en los que llamas a la puerta y no te la abren y otros en los que te sobrepasan las solicitudes de bandas nacionales pidiéndote que les busques un hueco."Imagínate, hace unos años era casi imposible convencer a las bandas de que tocaran en una plaza en el centro de la localidad, no teníamos capacidad para contratarlas o simplemente no sabían ni siquiera donde estábamos", continúa el director.

Esa plaza es la hoy famosa Plaza del Trigo, el epicentro del Sonorama, la misma en la que actuó hace un año Vetusta Morla o Shinova y en la que muchos que fueron posteriormente cabeza de cartel, como Supersubmarina o Izal, ofrecieron otrora sus primeras actuaciones.

La misma Aranda de Duero que acogió a Raphael, al Dúo Dinámico y se preparara para la visita de Julio Iglesias en el año 2018, tiene este año como representante de la historia de la música española a Camela. ¿Chocante? "Nos quedó la espinita clavada de no haber podido tener a Peret, y creemos que Camela cumple con la representación de la música cañí y popular en nuestro país; además, todo el mundo conoce sus canciones aunque lo niegue, y va a ser una noche increíble", confiesa Ajenjo.

Será una de las últimas piezas que se coloquen en el puzzle que se empezará a construir el 9 de agosto a ritmo de los siempre divertidos Varry Brava. El mosaico parece claro: la ocasión perfecta para recordar que 20 años no se cumplen todos los días homenajeando a la música española. Y así tener la excusa perfecta para invitar a tu fiesta a Sidonie, Coque Malla, Amaral, Fangoria, La Casa Azul, Loquillo, Santiago Auserón, Sexy Sadie, Iván Ferrerio, Ilegales… ¿Y el regalo? Una banda sorpresa "vinculada al Sonorama" que soplará las velas a las 23:59 del sábado 12.

Sonorama- Ribera 2017

Dónde:
Aranda de Duero
Cuándo:
Del 10 al 13 de agosto
Entradas:
35€ / día y abonos
Artistas:
Loquillo, Amaral, Nacho Vegas, Iván Ferrerio, Sidonie, La Habitación Roja, La Casa Azul, Niños Mutantes, Santiago Auserón, Lori Meyers, Second... y así hasta 140.
Y además:
Bus del vino, camping, almuerzo en las bodegas

Este año tampoco se perderán el evento dos bandas que el director recuerda con esa misma mezcla de satisfacción y orgullo con la que unos padres se despiden de sus hijos cuando estos se marchan a la universidad: "La actuación de Lori Meyers abriendo el festival en el viejo campo de fútbol de la Vigen de las Viñas cuando eran todavía unos niños, o Xoel López cuando empezaba con Deluxe".

El Sonorama-Ribera es como un cajón de sastre, todo tiene cabida, solo hace falta emocionar con una buena canción. No es poco.

Fotos