Manuel Alcántara: «Haré lo posible por seguir actuando de testigo»

Manuel Alcántara, en el momento de recoger el premio.
Manuel Alcántara, en el momento de recoger el premio. / Francis Silva

El periodista y poeta recibe en Málaga el premio First Amendment de la Fundación Eisenhower

FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Rodeado de amigos y lectores. En ese atmósfera cercana y cómplice ha recibido este mediodía en Málaga el poeta y periodista Manuel Alcántara el First Amendment Award (Premio Primera Enmienda) en reconocimiento a su trayectoria profesional. El articulista de SUR y de los medios regionales de Vocento ha agradecido esta distinción que concede la Asociación Española Eisenhower Fellows y ha renovado su compromiso con la columna diaria. Y lo ha hecho fiel a su estilo, leyendo los actuales “malos tiempos”, pero sobreponiéndose para encomendarse a la “esperanza” del futuro. “Haré lo posible por seguir actuando de testigo”, ha dicho.

El presidente de la Fundación Eisenhower Fellowships, el norteamericano George de Lama, ha entregado el galardón a Manuel Alcántara, que ha confesado sentirse “abrumado” por este reconocimiento que reivindica la libertad de prensa, ya que ha confesado sus “dudas” de merecerlo. Fiel a su cita diaria con los lectores en la contraportada de SUR, el articulista y poeta malagueño ha aprovechado para repasar su “larga vida que está resultando larga por las dos puntas”.

El periodista también se ha referido a su particular geografía, tan implicada con su origen y, a la vez, con esa capacidad para compartir su mirada con lectores de cualquier parte. “Mi vida ha transcurrido entre dos ciudades, Málaga, que es mi natura y mi ventura, y Madrid, pero yo soy de todos los sitios en los que he estado”, aseguraba el poeta y periodista que también advirtió de las imágenes que devuelven los espejos porque, a veces, “engañan”.

Autoridades asistentes a la entrega. / Francis Silva

Rilke también se ha asomado al discurso de Alcántara que ha recordado al poeta alemán y sus versos con un amigo muerto: “Sobreponerse es todo”. Una máxima que el malagueño lo lleva a su prosa poética al contemplar el momento actual desde sus artículos: “Hay que sobreponerse a los malos tiempos y no entristecer a nadie cuando se escribe”.

Por ello, abogó por “no perder la esperanza” y confiar que “los tiempos que vengan sean mejores”. Aunque en su caso esos espejos de los que antes hablaba, le devuelvan el reflejo con severidad. “Cuando me miro solo para afeitarme compruebo que tengo cara de antepasado”, ironizó Manuel Alcántara que no renunció a su reconocible humor y afilados malabares de palabras. Para reiterar, que vengan los tiempos que vengan, “haré lo posible por seguir actuando de testigo”.

Miembro de la «tribu»

El acto de entrega del galardón First Amendment, que se ha celebrado en el transcurso de una comida, también ha contado con la intervención del presidente de la Fundación Eisenhower Fellowships, George de Lama, que ha confesado que este galardón a Manuel Alcántara le transportaba a su época de periodista en la redacción del 'Chicago Tribune'. Y como miembro de la “tribu” felicitó a Alcántara por su capacidad para conectar con los lectores ya que, según dijo, sus artículos persiguen “lo esencial, lo relevante y buscan la luz”. “Gracias por tu voz tan clara y por compartirla con nosotros”, concluyó.

Por su parte, el director de medios regionales y revistas de Vocento, Benjamín Lana, aludió a la amplitud de la mirada y de la obra de Alcántara. “A Manuel le siguen brotando las palabras como cuando era un niño en la playa”, aseguró el periodista que aludió a esos más de 20.000 artículos que llevan su firma y lectura diaria de la realidad. “Los récords de su Olivetti dejan corto a Mohamed Alí y a Nadal”, señaló Lana, que añadió que el galardón de la Fundación Eisenhower es un reconocimiento que comparten todo el grupo Vocento y todos los lectores de este autor que ha conseguido ser “tan universal y tan malagueño al mismo tiempo”. “Gracias por no estar triste”, concluyó Lana tomando las palabras que previamente había pronunciado el propio maestro Manuel Alcántara.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, aludió a una costumbre inversa de cientos de lectores de SUR de comenzar el periódico por la última página a la búsqueda del artículo del periodista malagueño. Unas piezas en las que, según dijo el regidor, los lectores encuentran “análisis reposados, lucidez, dominio del lenguaje, conocimiento de la historia y filosofía de vida”. Valores que hacen a Alcántara receptor de este premio “merecidísimo”.

Por último, el anfitrión del evento, el presidente de la Asociación Española Eisenhower Fellows y abogado malagueño, Javier Cremades, reconoció al homenajeado como uno de los “referentes intelectuales del mundo en español” y vinculó estos premios periodísticos con las sociedades libres. “Ahora lo estamos viendo Estados Unidos con el debate de si en las elecciones se engañó a la opinión pública y los elecciones no fueron válidas”, comentó Cremades, que se dirigió a Alcántara para subrayar que el galardón que recibía lo conectaba “con la primera enmienda de la Constitución de EE UU en la que la libertad de pensamiento y opinión es sagrada”.

En el acto de entrega estuvieron presentes el consejero delegado de Vocento, Luis Enríquez; el director general de Negocio de Vocento, Iñaki Arechabaleta; el director general de Prensa Malagueña, José Luis Romero; el director de SUR, Manuel Castillo, y miembros directivos de Vocento. Además, asistieron el presidente de la Fundación Manuel Alcántara, Antonio Pedraza; la excomisaria austriaca de relaciones exteriores de la UE, Benita Ferreiro-Waldner; el oncólogo Emilio Alba; el arquitecto Salvador Moreno Peralta; los empresarios Francisco Barrionuevo y Federico Beltrán; el exalcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano; el director del CAC Málaga, Fernando Francés y numerosos miembros de la sociedad y la cultura malagueña.

Fotos