El Quijote cabalga en abril

Autoridades y miembros de la sociedad leonesa dan lectura ininterrumpida al libro cumbre de la literatura en castellano en la Real Colegiata de San Isidoro

Entrada de la Sala del Pendón de Baeza, donde tuvo lugar la lectura. / Sandra Santos
NACHO BARRIO León

Se ha llegado a discutir en multitud de ocasiones cuál es ese lugar de la Mancha al que Miguel de Cervantes hace referencia difusa. Un debate estéril que se fija en el detalle para dejar de lado la grandeza de una obra que es pilar de una lengua, el castellano, que se reivindica en las letras cuando llega el final del mes de abril.

Ya es una cita habitual, imprescindible en las jornadas previas a la celebración del Día del Libro por lo que representa la obra cumbre de Miguel de Cervantes para un idioma del que hace bandera.

La sala del Pendón de Baeza de la Colegiata de San Isidoro volvió a ser el escenario en el que el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha tomó vida de nuevo en los labios de autoridades políticas y académicas.

El archiconocido comienzo fue recitado por el alcalde de la capital, Antonio Silván, que leyó los párrafos en los que el hidalgo que vivió loco y murió cuerdo es definido por el autor.

«En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor….».

Lecturas de cinco minutos, de 10 a 17:00 horas, protagonizadas por el alcalde, la subdelegada del Gobierno, profesores, catedráticos y el rector electo de la Universidad, y miembros anónimos y conocidos de la sociedad leonesa.

Un acto para conmemorar el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes que con su pluma y una imaginación sin fin dio vida al personaje universal de la literatura española.

Contenido Patrocinado

Fotos