«Creamos mundos de mentira para poder vivir en el mundo real»

Benedict Wells./
Benedict Wells.

El escritor alemán Benedict Wells presenta en España 'El fin de la soledad', 'best-seller' en su país con el que ganó el premio de Literatura Europea de 2016

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

No se puede decir que Benedict Wells (Múnich, 1984) no tuviera una gran vocación por la escritura. El joven autor alemán, que ha convertido su novela 'El fin de la soledad' en un 'best-seller', estuvo interno desde los seis hasta los 19 años y en vez de ir a la universidad, decidió marcharse a Berlín para convertirse en escritor. «Berlín es perfecta si quieres dedicarte a crear», explica. Pero al principio, el éxito se le resistió y reconoce que pensó tirar la toalla, hasta que un agente descubrió 'El fin de la soledad' y decidió no solo lanzar esta obra, sino sus tres anteriores. 'El fin de la soledad' ha vendido más de 300.000 ejemplares en Alemania y, sobre todo, le ha dado a su autor el premio de Literatura Europea de 2016 a la mejor novela. «El galardón fue algo fantástico. De hecho, sentí un gran alivio porque me di cuenta de que mis historias le llegaban a la gente. En algún momento llegué a pensar que no le importaban a nadie», bromea Wells en Madrid, donde ha venido a presentar la traducción española de su libro, editado por Malpaso.

'El fin de la soledad' cuenta la historia de Jules, un adolescente que vive en un orfanato ensimismado en su mundo interior, y con una compleja relación con sus hermanos, uno exitoso empresario y la otra, una joven bohemia, tras la muerte de sus padres en un accidente de tráfico. «Creamos mundos de mentira para poder vivir en el mundo real. Cuando escribo, siento que escapo para encontrar paz en los libros», explica Wells, que se deja llevar durante el proceso. «Controlo la historia, pero no los personajes», dice el escritor, deudor, asegura, de la literatura clásica norteamericana y europea, pero no tanto de la alemana. Para el autor, el amor, en sus dos vertientes, hacia la pareja y en las relaciones sociales, «sirve para que el ser humano se redima».

Alemania, como el conjunto de Europa, vive momentos turbulentos. Wells se muestra preocupado por el auge de la ultraderecha. «Creo que los jóvenes de mi generación hemos nacido en un entorno muy bueno, el de la Unión Europea. Los nacionalismos son la gran tentación de nuestro tiempo. No sé cómo alguien puede pensar que es diferente a otra persona solo por haber nacido en otro lugar. El nacionalismo no es la respuesta», asevera Wells, que ha vivido en Barcelona y cree que la solución del conflicto catalán pasa por el diálogo.

Fotos