Caro Sierra mantiene vivo el espíritu de González de Lama

El autor manchego se hace con la XLIII edición de este prestigioso galardón, Premio Nacional de Poesía, con su texto 'El oficio del hombre que respira', tras una criba de 139 obras

Entrega de los premios a Caro Sierra. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

El prestigio de un premio al que se dejó morir y desde el pasado año se ha resucitado se ha dejado sentir en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de León.

Francisco Caro Sierra se ha alzado con la XLIII edición del Premio Nacional de Poesía Antonio González de Lama.

Tributo a González de Lama

El jurado, formado por catedráticos y personas del mundo de la cultura, ha reconocido el difícil criterio de selección que coloca al galardón como «uno de los más importantes del panorama cultural».

En esta edición, un total de 139 obras fueron presentadas y fue el escrito de este autor ‘El oficio del hombre que respira’ la elegida por el jurado para tomar el relevo de Luis Moreno.

«Es una persona conocida, ha recibido ya varios galardones y ahora llevará el nombre de León más allá de nuestras fronteras».

Puntos a favor de la obra

La concejala de Cultura entregó el galardón, el cheque -por valor de 6.000 euros- y una insignia al vencedor. No quisieron perderse la cita dos sobrinas de González de Lama, que asistieron como público a la ceremonia.

El poema de este manchego, inicia el viaje por un único camino que a veces se detiene para indagar en otros y predice mundos que se deshilan sutilmente. Desde un camino silencioso, a veces son los caminantes la luz que le acompañan.

Con ello ha conquistado el corazón del jurado para alzarse con el prestigioso premio que León ha querido recuperar.

‘El Oficio del Hombre que Respira’ ha sido galardonado con 6.000 euros y su publicación por presentar un poema de desarrollo demorado, reflexivo y con una poesía de madurez y llegada.

Contenido Patrocinado

Fotos