Leonoticias

Jose María Merino, durante la presentación.
Jose María Merino, durante la presentación. / N. B.

La vanguardia europea con nombre de mujer

  • José María Merino presenta en la Biblioteca su última obra, 'Musa Décima', afrontando la vida de Olivia Sabuco

Decir Olivia Sabuco es evocar el aroma de la vanguardia. Filósofa y médico irrepetible, fue referente femenino en el siglo XVI en el viejo continente. Este personaje de relieve continental envuelve la última novela del escritor leonés José María Merino, que en el escenario de la Biblioteca Pública presentó 'Musa Décima'.

En palabras del autor, 'La Nueva Filosofía de la naturaleza del hombre' es un libro de Doña Oliva Sabuco de Nantes —a la que en un poema Lope de Vega llamó Musa Décima—publicado en 1587.

Como reconoce el autor, «siempre me fascinó por su encuadernación en pergamino, la peculiaridad de su impresión, las viñetas… Con el tiempo, descubrí que Miguel Sabuco, padre de Oliva, dice en una breve alusión de un testamento varios siglos oculto que el libro no era de ella, sino de él, y que le había dejado firmarlo 'por darle honor'. Así, «desde que comencé a escribir ficción pensé que en la relación de ese extraño testamento con el libro de Doña Oliva había algo muy novelesco».

No se trata de una novela histórica

Como quiso señalar el autor, esta «no es una novela histórica, sino que transcurre en nuestro tiempo, y el personaje central es un joven que sufre la actual crisis y suele vivir en el paro». Aficionado al cómic, lleva una especie de diario en viñetas «que van incluidas en el texto de la novela y que he dibujado yo mismo».

De esta forma su madre, una profesora enferma de cáncer, está obsesionada con el libro de Doña Oliva que, además, dados sus planteamientos 'prenaturistas', «le ayuda a luchar contra su enfermedad».

En el libro de Merino también se implican en la trama otros personajes: una joven novelista, que se interesará por el libro de Doña Oliva para escribir una novela; el padre del joven dibujante, otro profesor, que está divorciado de su madre y que tiene como compañera sentimental a una antigua alumna, que también acabará interesándose por la Nueva Filosofía.

En el siglo XX la aparición de un escueto testamento pone en duda que Sabuco escribiera Nueva filosofía de la naturaleza del hombre, un coloquio ‘socrático’ entre tres pastores en el que se diseccionan asuntos médicos, filosóficos, agrarios, astronómicos y políticos desde una perspectiva absolutamente moderna.

La obra pasa a ser atribuida a su padre, el médico Miguel Sabuco, quien habría cedido a su hija la autoría del libro por temor a ser denunciado por hereje, y esta visionaria, auténtica precursora de la medicina psicosomática, es injustamente olvidada y relegada. Musa Décima permite al autor de Las visiones de Lucrecia construir una historia sobre la deslealtad a partir del llamado ‘caso Sabuco’.

Una mujer de nuestro tiempo, cuya vida pende de un hilo, será quien, fascinada por la obra de Sabuco, intentará reconstruir la biografía de uno de los personajes más enigmáticos. Oliva Sabuco fue una brillante humanista comparada incluso con el mismísimo Cervantes.

En palabras del autor La Nueva Filosofía de la naturaleza del hombre es un libro de Doña Oliva Sabuco de Nantes —a la que en un poema Lope de Vega llamó Musa Décima—publicado en 1587. Lo conservo en su edición de 1728, la cuarta, y era el libro más antiguo de la biblioteca paterna.

Siempre me fascinó por su encuadernación en pergamino, la peculiaridad de su impresión, las viñetas… Con el tiempo, descubrí que Miguel Sabuco, padre de Oliva, dice en una breve alusión de un testamento varios siglos oculto que el libro no era de ella, sino de él, y que le había dejado firmarlo “por darle honor…”. Desde que comencé a escribir ficción pensé que en la relación de ese extraño testamento con el libro de Doña Oliva había algo muy novelesco.

No es novela histórica

No se trata de una novela histórica, sino que transcurre en nuestro tiempo, y el personaje central es un joven que sufre la actual crisis y suele vivir en el paro. Es aficionado al cómic y lleva una especie de diario en viñetas, que van incluidas en el texto de la novela y que he dibujado yo mismo. Su madre, una profesora enferma de cáncer, está obsesionada con el libro de Doña Oliva que, además, dados sus planteamientos “prenaturistas”, le ayuda a luchar contra su enfermedad… La enferma quiere escribir una biografía de la escritora, tan desconocida en nuestro tiempo. También se implican en la trama otros personajes: una joven novelista, que se interesará por el libro de Doña Oliva para escribir una novela; el padre del joven dibujante, otro profesor, que está divorciado de su madre y que tiene como compañera sentimental a una antigua alumna, que también acabará interesándose por la Nueva Filosofía.”

Temas