Leonoticias

Antonio Colinas presenta su antología poética Lumbres, como su «fidelidad a una voz y unas raíces»

El poeta Antonio Colinas, durante la presentación de la antología poética 'Lumbres'.
El poeta Antonio Colinas, durante la presentación de la antología poética 'Lumbres'. / Juan Lázaro
  • La antología se presenta como un «astrolabio» que trata de recoger la constante evolución desde sus inicios con Junto al lago (1967), inédito durante años, hasta su última obra Canciones para una música silente (2014)

Antonio Colinas presentó este viernes su antología poética Lumbres, una selección de poemas llevada a cabo por el propio autor que «desvela un retrato armónico del poeta». La antología se presenta como un «astrolabio» que trata de recoger la constante evolución desde sus inicios con Junto al lago (1967), inédito durante años, hasta su última obra Canciones para una música silente (2014), pasando por algunos de sus libros más conocidos como Sepulcro en Tarquinia.

Durante la presentación de la antología Lumbres, que tuvo lugar en el Palacio Real de Madrid el mismo día en que recibía el XXV Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamercana, Colinas confesó que realizó la selección bajo un «criterio emocional» de entre más de 1.300 páginas de su archivo personal. «No podía ser una antología más», por lo que no se fijó un criterio estético o cronológico para la selección al haberse mantenido «siempre fiel a cierto canon clásico, no entendido como lo muerto o lo perecedero, sino clásico en el tiempo».

«El poeta siente una voz que le lleva hacia delante y debe taparse los oídos para evitar escuchar los cantos de sirena y lo que se hace a su alrededor y esa fidelidad se ha ido manteniendo en el tiempo». Fidelidad a una voz que recoge la esencia del poeta y que se nutre desde las raíces. «No hay poeta sin raíces ni infancia» ha expresado, declaración que revela la presencia de su infancia leonesa en el título de la antología poética. “Lumbres es la palabra del noroeste, de la tierra, de León, y se utilizaba para nombrar el fuego del hogar. Esta palabra remite a claridad y a esplendor” ha evocado.

Con esa fidelidad a esa voz que le habló desde la infancia ha intentado Colinas proyectar sus raíces y universalizarlas, «no me he quedado en el costumbrismo o lo rural». El poeta desglosó la compilación poética en tres bloques que le han guiado en su producción: la fidelidad a esa voz, la faceta «meditativa» de astrolabio que tiene su centro en Noche más allá de la noche, y una tercera parte «humanista», porque, como ha declarado, «soy un poeta lírico pero nunca he eludido los temas de la realidad», lo que le ha llevado a tratar en sus obras los conflictos en Oriente Medio o la caída del Muro de Berlín.

Canon poético

Para el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán y de la Serna, la obra de Antonio Colinas «forma parte del canon de la poesía en español del siglo XX». Algo que corroboró la antóloga de Lumbres, María Sanchez-Pérez, que ha citado a Colinas como «un poeta irreemplazable e imprescindible en nuestras vidas», y un autor que entiende que «poesía y vida no pueden entenderse de manera autónoma, sino que se entrelazan la una con la otra de manera que el poeta no puede concebir su vida al margen de su creación poética».

La vicerrectora de la Universidad de Salamanca, María Ángeles Serrano García, ha subrayado que «la magia de la poesía estriba en encontrarnos con una descripción de los sentimientos que nos parece presentar los nuestros de una forma mucho más acertada de lo que nosotros mismos seríamos capaces de hacer», y destacó que lo que ha hecho a Colinas merecedor del premio «es haber sabido sobrevolar circunstancias muy particulares o, por decirlo de otro modo, haber visto la caverna completa y no solo las sombras chinescas que ven los encadenados». «Estamos en días convulsos en los que la defensa de esos localismos, el rechazo al diferente, la reclamación identitaria, la xenofobia en general nos asustan y, sin embargo, crecen a nuestro alrededor. No quiero hablar de política, tan solo de locura y cordura», ha pronunciado Serrano García.

El Convenio Marco de Cooperación Cultural suscrito por la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional ampara el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, galardón que tiene como objeto premiar el conjunto de la obra poética de un autor vivo que, por su valor literario, constituya una aportación relevante al patrimonio cultural compartido por al comunidad iberoamericana. Según el presidente de Patrimonio Nacional, la colaboración con la Universidad de Salamanca es también «un clásico y gracias a ella podemos asegurar la calidad de la selección de las obras».

La antología Lumbres se compone de una extensa introducción y bibliografías preparadas por los profesores Sánchez-Pérez y Sánchez Zamarreño, con la selección de poemas y fotografías escogidas por el propio poeta que«“perfilan a Colinas como un escrito sin Generación, con voz propia, y con maestros como Aleixandre o Zambrano». La edición incorpora tres poemas manuscritos y tres poemas inéditos.

Sobre Antonio Colinas

Nacido en la Bañeza, León, en 1946, Antonio Colinas es poeta, novelista, ensayista y traductor. Ejerció como lector de español en las universidades de Milán y Bérgamo y vivió dos décadas en Ibiza antes de fijar su residencia en Salamanca.

Sus primeras publicaciones son de 1969 y pertenecen al género lírico: Poemas de la tierra y de la sangre y Preludios a una noche total, aunque aunque su poemario publicado en 2001, Junto al lago, fue escrito en 1967. En 1985 publicó su primera novela, Un año en el sur: Para una educación estética, que tuvo su continuación en Larga carta a Francesca.

Entre sus traducciones del italiano se encuentra la obra de Giacomo Leopardi y la poesía completa de Salvatore Quasimodo, ganador del Pemio Nobel de Leteratura. En prensa, han publicado sus colaboraciones en diarios como El País, ABC y El Mundo, así como en la Tevista de Occudente y Cuadernos Hispanoamericanos.

La obra de Colinas, a quien se suele incluir en el grupo de los novísimos, presenta amplitud y relativa variedad ya que ha publicado poesía, novela, ensayo y memorias. Trabajos que han sido merecedores, entre otros, el Premio Nacional de la Crítica (1975), Premio Nacional de Literatura (1982), el Premio de las Letras de Castilla y León (1999), y el Premio Nacional de Traducción, concedido en 2005 poor el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia.