Leonoticias

Planeta saca pecho y derrocha optimismo ante la recuperación de sector

Josep Creuhera, junto a Rosa Regàs y Carmen Posadas.
Josep Creuhera, junto a Rosa Regàs y Carmen Posadas. / Efe
  • Se difuminan los géneros entre los finalistas de la 65 edición del premio que se fallará en presencia de los Reyes este sábado

A la edad en que la mayoría se jubila, el Premio Planeta saca pecho. El grupo que lo ampara derrocha optimismo y buena salud ante la evidente recuperación del mercado del libro. Este sábado se falla en Barcelona la 65 edición del galardón, una velada que presidirán los reyes Felipe y Letizia. No hay quinielas ni favoritos para esta edición, que otorgará su bolsa de 601.000 euros al ganador y de 150.000 al finalista. Saldrán de entre las diez novelas seleccionadas entre las 552 que se han presentado este año, récord absoluto en la historia del galardón, y en la que se detecta una clara difuminación de los géneros.

Será un buen premio para un buen año en el mundo editorial, que mira a la crisis por el retrovisor y ha visto cómo aumentaron las ventas un 3% el año pasado. El sector presume que se mantendrá esta tendencia en 2016 y ha visto cómo el libro de papel, lejos de perder la batalla, se consolida ante el electrónico.

Lo más llamativo este año es la superación de los géneros tradicionales, una positiva hibridación, un cruce de géneros que el jurado ha detectado entre las finalistas, según explicó Emili Rosales, de modo que el thriller se mezcla con lo policíaco, la historia con el intimismo o la intriga con la aventura. «Las categorías inmóviles de los géneros ya no sirven para el Planeta. Se puede escribir una novela histórica en la que predomine la intriga o una novela de aprendizaje que puede estar trufada de páginas eruditas o una saga familiar con notas policíacas», explicó Rosales. «Se trata de escribir una nueva historia, pero bajo una nueva formulación literaria», dijo el editor y portavoz del jurado.

Con todo, la intriga y la clave policial se cuelan en un buen puñado de las diez finalistas que repasó el escritor jienense y miembro del jurado Juan Eslava Galán. Solo tres se presentan a 'cara descubierta' -'Tinta corrida', de Mariano Negri; 'Sardinas coloradas' de Luis Escalante Galán', y 'El reposo de la tierra durante el invierno'- y siete se protegen bajo un seudónimo. Sus títulos son: 'El marido de la gitanilla', 'Sol de Tebas', '7LR (Siete lágrimas rojas)', 'El nacimiento', 'Con un par de alas', 'El camino de Santiago' y 'Nada impide.

«Una sociedad que lee es una sociedad mejor», dijo el presidente del Grupo Planeta, José Creuheras, que se felicitó de la sensible mejora en las cifras de sector pero que volvió a pedir a las autoridades más efectividad en la lucha contra la piratería, que sigue siendo, a su juicio, «la gran amenaza del libro».

«Todos debemos estar unidos. No hay excusas, porque la piratería es un atentado y un desprecio a la cultura, un robo que hace sufrir a todos los integrantes de la cadena del libro, desde los escritores a los libreros», dijo el patrón de Planeta, uno de los 10 grandes grupos editoriales del mundo. Se ufanaba también de la brillante trayectoria de un premio como el Planeta, que ha vendido 42 millones de ejemplares de sus vencedores en estos 64 años, «esto es, una media de 650.000 libros por ganador o lo que es lo mismo, que cada hogar en España tiene dos premios Planeta».

Dejó Crehueras que fuese Jesús Badenes, director general de Planeta, quien repasara unos datos esperanzadores sobre el futuro del libro a la luz de las últimas cifras. «2015 ha sido el primer año en el que el consumo de libros ha repuntado, un 3%, sobre todo novelas y libros infantiles y juveniles», destacó el alto ejecutivo. «2016 será un buen año, con un crecimiento de entre un 1 y un 2%, motivado nuevamente por la ficción y los libros juveniles e infantiles», auguró.

Se felicitó también del buen comportamiento de la edición tradicional frente a los soportes electrónicos. «El libro en papel que se vende en librerías sigue teniendo un peso mayoritario en el sector, el 89%, mientras que el libro electrónico representa menos del 4% del consumo anual de libros en España y el comercio electrónico de libros es del 7%», precisó. «Hemos de ser optimista teniendo en cuenta que el 60% de los españoles se declaran lectores de libros», coligió.

Para el grupo el desafío es «ensanchar el número de lectores en España», algo que, a su juicio, «se puede hacer a través de redes sociales y explorando otras vías como las producciones audiovisuales». Recordó a este respecto cómo «el 60 % de los premios Óscar se hicieron en base a guiones adaptados de novelas publicadas, por lo que se puede decir que el libro es el I+D de la producción audiovisual».