Botines regresa al siglo XIX

Un nuevo formato de visita a Casa Botines dará a conocer los entresijos del edificio a través de un espectáculo teatral en el que las sorpresas y las nuevas salas expositivas no dejarán a nadie indiferente

La nueva sala de Botines esconde un dentista. / Sandra Santos | Campillo
I. SANTOSLeón

La experiencia de Casa Botines en León cobra vida. Un nuevo formato de visita sigue los pasos del arquitecto a través de la teatralización de la vida de los personajes que allí convivieron.

El emblemático y mágico edificio leonés presenta su historia a través de Rufino Chaguaceda, el portero del edificio, que con mucho humor y simpatía va presentando a los asistentes los entresijos del edificio. Sin apenas poder presentarse recibe la visita de Leonarda Lescún, dueña de la tienda de telas que aprovechará la visita para intentar hacer negocio, presentando los mejores tejidos llegados desde Barcelona.

En un despiste de la señora de la casa, Rufino aprovechará para llevar a los visitantes al Banco que ocupaba la planta noble de Casa Botines y que está perfectamente ambientado. En este espacio, curiosos y visitantes conocerán a Don Mario Andrés dueño del banco y del edificio. Entre las conversaciones de los personajes, algunos reales y otros ficticios de los que pudieron ser, se escapan los secretos que alberga la gran obra del maestro Gaudí.

Ante los únicos planos del edificio, Leonarda comenta cómo el arquitecto no dibujaba planos de sus obras, sino que prefería convertir sus sueños en maquetas y a través de ellas llevarlos a la realidad. Las anécdotas que hoy se saben ciertas son contadas por los personajes como meros cotilleos que hacen de la teatralización un paseo único por las estancias de Casa Botines.

Las escaleras también son una parada obligatoria en la visita guiada por los entresijos del arquitecto en las que cada detalle está medido y explicado por Rufino Chaguaceda.

La llegada a la tercera planta es sorprendente y en ella espera uno de los secretos de Casa Botines, donde se podrá conocer al doctor Revenido. Un inquilino que ocupó una de las viviendas con su clínica dental durante muchos años. La silla de extracciones y todos los útiles necesarios de aquella época han sido recuperados por la fundación en una sala única que se presenta en León.

Las historias entre los diferentes personajes y la interactuación con los visitantes hacen muy ameno un recorrido único que ayudará a descubrir con esta obra aspectos únicos del genial arquitecto.

La visita continúa por la pinacoteca de Casa Botines, una muestra de grandes obras del siglo XIX pertenecientes a la Fundación España-Duero. Los pasos de Gaudí dejarán impresionados a los visitantes a quienes les esperan muchas más sorpresas en las visitas teatralizadas de Casa Botines que comenzarán este sábado, con pases a las 12:15 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos