La egolatría de los primeros atletas

Bloque de un friso con una batalla entre griegos y amazonas.
Bloque de un friso con una batalla entre griegos y amazonas. / Luca Piergiovanni (Efe)

Caixaforum Madrid expone 172 piezas de la Antigua Grecia relacionadas con el deporte cedidas por el British Museum

DORI AYLLÓNMadrid

Existe un hilo que conduce desde los atletas griegos hasta Cristiano Ronaldo o Messi. El narcisismo, el individualismo o la competitividad extrema son valores que los mejores deportistas de hoy en días comparten con los griegos que saltaban a las pistas hace 2.000 años para lograr la gloria terrestre y divina. Un hilo que continúa hoy gracias a aquellos que sentaron las bases del deporte como forma de vida y que muestra con detalle la exposición 'Agón! La competición en la Antigua Grecia', que abre sus puertas este viernes en Caixaforum Madrid.

La muestra cuenta con 172 objetos, entre ellos estatuas, instrumentos musicales, joyas y hasta un fragmento del friso del Mausoleo de Halicarnaso -una de las siete maravillas del mundo antiguo- procedentes del British Museum de Londres. «Es una exposición muy íntima que nos acerca a los verdaderos griegos. No es una exposición sobre la lucha, sino sobre la naturaleza humana», asegura Peter Higgs, comisario de la exposición y especialista en escultura y arquitectura de la Antigua Grecia en el gran museo de la capital británica.

Solo una de las piezas se ha visto anteriormente en España y muchas de ellas han sido restauradas para la ocasión y salen por primera vez del centro artístico londinense. «El British Museum se debe al mundo», aseguró su director, Hartwing Fisher, antes de recordar que es la instalación que más obras cede a otros centros del orbe. «El 80% de lo que se puede ver en esta ocasión proviene de las salas de almacenaje del British Museum, mientras que el 20% llega desde sus galerías», desvela Fisher.

Para Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación La Caixa, la muestra es una oportunidad «para entender la competición, la vida y el pensamiento de los antiguos griegos». «El espíritu competitivo de los griegos va más allá de la guerra o el deporte; también impregnó el mundo de las artes», sostiene, por su parte, Higgs. De ahí se explican las máscaras de mármol y una fotografía del teatro de Epidauro que jalonan la muestra. La parte de la guerra se refleja en las esculturas de los guerreros, las armas o un casco corintio. Higgs asevera que la egolatría imperaba en la antigua Grecia, al igual que en la actualidad, un individualismo que era un rasgo común de toda la sociedad y que llegaba a la filosofía, al teatro, a la música o al instante supremo de la batalla. «Aspiraban a conseguir la excelencia entre el cuerpo y el espíritu», añadió.

La Afrodita de Lord Byron

La exposición, que finalizará el 15 de octubre, se divide en siete estancias: 'Niké', 'El juego en la infancia', 'Competiciones deportivas', 'Competiciones teatrales y musicales', 'La guerra', 'Héroes y mitos' y 'Rivalidad social en la vida cotidiana y en la muerte'. De forma significativa Niké, la diosa de la victoria, recibe al visitante. En el espacio de los juegos infantiles -un momento de la vida en el que los griegos también fomentaban la competitividad- destacan las canicas y los dados con los que jugaban los niños de hace 2.200 años. En las ánforas, los trofeos que se entregaban a los atletas vencedores, se aprecian las imágenes de heroínas y héroes como Helena de Troya o Aquiles. En 'Héroes y mitos' destaca una Afrodita que, según Fisher, perteneció al escritor inglés Lord Bayron.

El British Museum, como todas las instituciones culturales del Reino Unido, puede verse afectado por el 'Brexit', pero Hartwing Fisher se muestra confiado en que la salida de su país de la Unión Europea no afecte a la colaboración que mantiene con instituciones comunitarias. «Confiamos en que los visitantes puedan seguir acudiendo al museo, ya que este es el único donde se concentran todas las civilizaciones del mundo», apunta. El British es el tercer museo más visitado, con cinco millones de persona al año, sólo por detrás del Louvre de París y el Metropolitano de Nueva York.

Fotos