Cultura ataja la picaresca de las 'ayudas femeninas' en el cine e impulsa la coproducción

La directora Isabel Coixet posa en un evento. /Jesús Andrade
La directora Isabel Coixet posa en un evento. / Jesús Andrade

Una película puede conseguir siete puntos si puestos clave como dirección o guión están ocupados por mujeres

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Cualquier película española puede optar a ayudas del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA). El mínimo para luchar por una subvención son 50 puntos y el máximo, cien. Se valora todo tipo de parámetros: si es una ópera prima, una coproducción, la distribución, la solvencia de las empresas... También se puede conseguir puntos por fomentar la presencia femenina. Y ahí entraba la picaresca. Se sobrealimentaban sectores -maquillaje o peluquería, por ejemplo- con una amplia presencia de mujeres -ocho de cada diez mujeres son profesionales- o se ponía a una mujer como coguionista para lograr esos puntos. Esta práctica legal pero que rompe el espíritu de la ley, según indicaron fuentes del ICAA, se va a modificar en el pliego de condiciones para las ayudas de 2018.

Así, una película podrá conseguir como máximo siete puntos por la presencia de la mujer: tres puntos si es una directora; dos puntos si es la guionista, la máxima responsable de música o de fotografía y uno si es productora ejecutiva. Además, se eliminan los puntos en esos sectores «sobredimensionados» como maquillaje o peluquería.

Otra de las variaciones se centra en la animación, que pasa de salida de tener un punto a obtener tres. Además, se hacen cambios en las coproducciones para que «sean más reales». De esta manera, para los proyectos que se hagan con países iberoamericanos, el mínimo para obtener ayudas se rebaja a las empresas españolas de 700.000 a 400.000 euros. Por el contrario, en el resto de coproducciones, el coste mínimo sube a 900.000 euros para «garantizar» que la participación española sea fundamental.

Contenido Patrocinado

Fotos