«Alejandro Iñárritu me enseñó que un director debe tener ego»

Empezando por la izquierda; Nicolas Giacobone, Alejandro Iñárritu, Alexander Dinelaris Jr. y Armando Bó, recogen el Oscar por 'Birdman'./EFE
Empezando por la izquierda; Nicolas Giacobone, Alejandro Iñárritu, Alexander Dinelaris Jr. y Armando Bó, recogen el Oscar por 'Birdman'. / EFE
Nicolás Giacobone

El guionista argentino, ganador de un Oscar por 'Birdman', retrata su delirante oficio en 'El cuaderno tachado'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

El argentino Nicolás Giacobone, guionista de las películas de Alejandro G. Iñárritu 'Biutiful' y 'Birdman', por la que ganó el Oscar en esta categoría en 2015, se pasa a la novela en 'El cuaderno tachado' (Reservoir Books), un retrato delirante del oficio de poner palabras y argumento a la idea de un director de cine. Lleno de humor y de referencias intelectuales, 'El cuaderno tachado' narra las peripecias de un guionista de ficción, Pablo, el otro yo de Giacobone, que es secuestrado y encerrado en un sótano por un director excesivo y lunático, Santiago Salvatierra, para escribir «la mejor película de la historia».

«El director del libro no es Iñárritu», aclara el autor, «pero mi relación con Alejandro, que es excelente, me enseñó que un cineasta, si quiere dejar huella, tienen que tener un gran ego. Él está siempre reinventándose y eso no es lo normal. Un director tiene que sentir que está haciendo algo importante para sacar adelante sus proyectos».

«El guionista es solo una herramienta del director: hace su trabajo en soledad y puede ser un vago. El director no puede ser vago en nada, al contrario, debe estar lleno de energía para comunicarse con la gente y ser un líder», explica Giacobone, que en la novela reflexiona con crudeza, pero también haciendo reír al lector, sobre el bloqueo del escritor. «La gente que no escribe no tiene ni la menor idea de lo que es escribir. El hecho de que un guionista haga textos para que sean entendibles lleva a muchos a pensar que para escribir no se necesita mucho, pero escribir exige mucho», agrega.

El Ulises de Joyce, Borges, Becket, la película Amadeus y muchos otros apuntes cultos salpican el libro. Giacobone cree que la piratería «es una batalla imposible de ganar» porque «está instalada en todo». «Todo este mundo de internet y las redes sociales ha dado voz a la gente y todo el mundo se siente, de alguna manera, artista, pero Santiago dice que hay gente que no debe ser artista», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos