Chillida y Heiddeger se reeencuentran en el Guggenheim

Vista del libro 'El arte y el espacio' en el que se inspira la obra. /Guggenheim
Vista del libro 'El arte y el espacio' en el que se inspira la obra. / Guggenheim

El artista vasco y el filósofo alemán trataron de armonizar arte y pensamiento

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Una de las habituales discusiones entre los artistas y su obra ha orbitado desde siempre en torno al espacio. Ya fuera el paso de las dos dimensiones de la pintura a la tercera o la rotura total liderada por Pablo Picasso. En la escultura, en su pugna contra los límites de la física, la pugna estuvo siempre presente. En la arquitectura, siempre resultó fundamental para su superviviencia y desarrollo. Descubrir las fronteras, forzarlas o encontrar lugares imposibles nutrieron a la faceta intelectual del arte.

Evidentemente, el escultor Eduardo Chillida no se mantuvo ajeno a la búsqueda de caminos y soluciones, pero contó con un gran aliado: Martin Heidegger. De las reflexiones entre el artista vasco y el filósofo alemán nació el libro 'El arte y el espacio' (1969), una publicación que hoy sirve al museo Guggenheim de Bilbao como punto de partida para unir ambos conceptos. «Es una muestra que recorre los últimos 60 años de prácticas artísticas usando como brújula el concepto de espacio, un concepto que no conocemos, pero que usamos constantemente y es indefinible», señala el comisario Manuel Cirauqui. «La muestra permite contemplar las distintas maneras en que la obra de arte "se adueña del espacio" y el espacio "atraviesa la obra de arte"», explican desde el museo vasco para presentar la exposición cque se ha abierto al 5 de diciembre y se clausurará el 15 de abril del siguiente año.

Con Chillida como brújula, la exposición recorre desde el interés del arte abstracto por la frontera del espacio -«un rumor», según el escultor vasco- hasta el propio marco que delimita las artes plásticas. Hasta el final de la muestra se observan diferentes manifestaciones de diferentes artes con obras de pioneros coetáneos como Fontana y Oteiza y las aportaciones de varios artistas como Peter Halley, Marcius Galan, Agnieszka Kurant o Asier Mendizabal, contemporáneos que también participarán en algunas actividades. «Es una investigación artística que ha sido asumida casi de manera colectiva tácicamente por muchísimos artitas, movimientos, colectivos, hasta hoy», enfoca el comisario Cirauqui.

La proyección de '2001. Odisea del espacio' (Stanley Kubrik) y 'Space Is The Place' (Sun Ra) completarán el círculo de un nuevo encuentro entre arte y espacio.

Cosa cósmica (Cosmic Thing), 2002.
Cosa cósmica (Cosmic Thing), 2002. / Agostino Osio, cortesía de Pirelli HangarBicocca, Milan

Contenido Patrocinado

Fotos