Las cenizas de Panero serán entregadas a sus primos hemanos y reposarán en Astorga

Leopoldo María Panero./
Leopoldo María Panero.

La Audiencia declara herederos de Leopoldo María Panero a sus primos hermanos | Las cenizas del autor permanecen en el centro de salud mental donde falleció y Astorga podrían ser su destino

LEONOTICIASLeón

Fin al conflicto en el litigio familiar por el legado del poeta Leopoldo María Panero. La Audiencia Provincial de Las Palmas ha decretado que son «únicos herederos» legítimos los cinco primos hermanos por vía paterna. La decisión se toma ante el conflicto de intereses generados tras su fallecimiento sin últimas voluntades.

Leopoldo María Panero falleció el 5 de marzo de 2014 a los 65 años, en el centro de salud mental de Las Palmas de Gran Canaria.

Allí había pasado los últimos años de su vida y tras el fallecimiento sus cinco primos paternos (Juan José, María Luisa, María del Rosario y Paulino Alonso Panero y María Odilia García Panero) pleitearon con el fin de que la Justicia les reconociera como únicos familiares vivos del poeta y, por tanto, como sus legítimos herederos.

Pese a ese interés el Juzgado de Primera Instancia número 4 rechazó la solitud entendiendo que no se había acreditado que hubiera fallecido la madre del poeta, la escritora Felicidad Blanc, ni los tres hermanos de ésta.

Auto del juez

La Audiencia ahora desestima el auto inicial al entender que, lejos de rechazar la demanda, el Juez responsable de Primera Instancia debió proceder a realizar las averiguaciones pertinentes a fin de fijar la existencia de otros familiares emitiendo con posterioridad el auto correspondiente.

Además el auto de la Audiencia recuerda el carácter público del fallecido y que sólo ese carácter y la revisión de actos «públicos y notorios» permitía corroborar que la madre de Leopoldo María, «la escritora Felicidad Blanc, y hermanos fallecieron hace años».

Por todo ello ahora se determina como «únicos herederos» del poeta de raíz maragata a sus cinco primos hermanos por vía paterna.

Las cenizas de Leopoldo María Panero permanecen en el centro de salud mental donde falleció, a la espera, entre otras cosas, de que se aclarase quiénes eran sus sucesores legítimos y de que estos decidieran dónde reposarán definitivamente. Previsiblemente ese destino será Astorga.

Temas

Astorga

Contenido Patrocinado

Fotos