Antonio Banderas: «No trabajaré con dinero público, viene muy envenenado»

Antonio Banderas: «No trabajaré con dinero público, viene muy envenenado»

El actor se desdoblará en Picasso para una serie de National Geographic y en la película de Carlos Saura sobre el 'Guernica'

MIGUEL LORENCIMadrid

Antonio Banderas tiene mil frentes abiertos. Y está dispuesto a abrir otros tantos. El penúltimo, convertirse en empresario digital, como socio e imagen de una red social para gestionar el talento y el trabajo de actores y modelos a escala global. Pronto será Picasso, por partida doble si todo va bien. Quiere dirigir, producir, escribir, diseñar, componer música y volver al teatro como actor y gestor. Lo hará en los próximo meses «pero con dinero privado». «No quiero trabajar con dinero público, que llega envenenado», asegura el actor aludiendo a sus desavenencias con los políticos malagueños y a su airada salida del proyecto cultural y teatral que iba financiar en su ciudad natal.

Con un aspecto inmejorable, sonriente, entusiasta y vital, quita hierro Banderas a sus recientes problemas de salud. «Me encuentro muy bien, con las mismas fuerzas y habilidades que tenía antes del arrechucho», dice minimizando la crisis cardíaca que le llevo al quirófano y le impuso un parón. «Fue una angina de pecho; no tan grave como un infarto. Me pusieron unos hierros por ahí y todo está estupendo», se ufana. «Cada mañana rezo un Padrenuestro, corro siete kilómetros y me tomo las pastillas», explica.

Asegura que su contencioso con el Teatro de Málaga «se va a solventar». «V+oy a tratar de cerrar pronto el asunto», anticipa el actor. Se sintió «humillado» e «insultado» por el trato de los políticos malagueños, pero que está dispuesto a volver a las tablas. «He hecho mucho cine, pero me siento un actor de teatro, al que le debo casi todo. Ha sido como una mujer a la que he querido mucho y he abandonado», entonó el mea culpa. Pero pone condiciones para retomar ese idilio con la escena. «No quiero trabajar con dinero público, que viene muy envenenado. Haré teatro en el sector privado», reiteró.

Galanes aburridos

«Me gustan más los papeles de carácter que los de galán, que son más aburridos», dice el actor malagueño, que se dispone a encarnar en el cine a su universal paisano Pablo Ruiz Picasso. Es el proyecto que más le apasiona y en lo que quiere centrarse. Si las cosas salen como espera, lo hará en una serie y en una película.

Acaba de firmar con National Geographic el contrato para rodar una serie sobre Picasso de diez capítulos para la Fox. Con Ron Howard en la producción, cubrirá toda la vida del genio malagueño y se rodará en Barcelona, Málaga, París y Budapest entre noviembre y marzo próximos. Pero también le ilusiona protagonizar otro proyecto 'picassiano' que avanza a trompicones: el que Carlos Saura alberga sobre el pintor del Guernica. «No abandono ese proyecto, que es más Saura que Picasso y tiene una estrategia para salir adelante», dice sobre la aproximación del cineasta aragonés «a los 33 días en los que Picasso estuvo pintando el 'Guernica'».

«Canto, bailo, me gusta la fotografía, toco el piano y la guitarra, estoy en la universidad, diseño, produzco, dirijo y escribo. Escribo mucho. Tengo un montón de sombreros y me los voy cambiando; sin ser petulante, me miro en esos grande personajes de el Renacimiento», dice Banderas repasando sus múltiples intereses y actividades.

Quiere ponerse de nuevo detrás de la cámara, pero esta vez en otro registro. «He dirigido películas basadas en novelas y ahora quiero hacerlo sobre otro tipo de asuntos sobre los que estoy escribiendo», anticipa el director de 'El camino de los ingleses' y 'Locos en Alabama'. «Quiero hablar del mundo que me ha tocado vivir y de las cosas que me interesan», plantea dos días antes de recoger el Premio Nacional de Cinematografía.

Debuta en el empresariado digital como socio de Vibuk, pero reconoce sus escasas habilidades tecnológicas. «Soy un tarugo con los ordenadores y me compré mi primer celular hace tres años», confiesa el el escritor. Admite que al lado de su hija Estela, una 'millennial', «soy un patoso». «Me da mil vueltas. Ella es multipantalla y yo no paso de monopantalla», ironiza.

Confía Banderas en que el Gobierno pase de la palabras a los hechos y rebaje el IVA del cine en once puntos. «El cine ha sufrido mucho con el 21% y es de justicia que se baje al 10%», asevera contemplandolo «más como una realidad que como un deseo». «Estamos en un momento crucial y se ve más cine que nunca, pero en otros formatos. El paradigma ha cambiado. La asistencia a las salas no es la misma y que se baje el IVA sería bueno», insistió. «Se seguirán contando historias de todas formas y la bajada fomentará que el público siga acudiendo a las salas», dijo el actor en la presentación de la aplicación de Vibuk para móviles junto a su fundador, el publicista y empresario Jorge Martínez.

Es una potente herramienta que, según sus promotores, «sería lo que LinkedIn al mundo laboral o Idealista al inmobiliario». Jorge Martínez lanzó Vibuk en 2013. Hoy cuenta con más de 150.000 usuarios y suma otros 500 registros diarios en casi medio centenar de países. La red social para actores profesionales y amateurs quiere internacionalizarse y afianzarse en Latinoamérica y Estados Unidos.

El compromiso de Banderas con el proyecto «va más allá de la imagen y el nombre». «Tengo una fe total en este proyecto es global. Cuando estuve en Silicon Valley veía a gente joven con ideas extraordinarias y entusiasmo para comerse el mundo y me preguntaba por qué en España no ocurría lo mismo», se preguntó.

Contenido Patrocinado

Fotos