Leonoticias

Lujo eterno

vídeo

/ Virginia Carrasco

  • El Thyssen expone centenar y medio de joyas inspiradas en los iconos de la Ciudad Eterna

  • Los orfebres de Bulgari recrean en sus diseños detalles de los monumentos, palacios, esculturas o fuentes romanas

Roma, la Ciudad Eterna, inspira un lujo imperecedero. Desde la creación en 1884 de la firma de joyería Bulgari sus diseñadores y orfebres hallaron inspiración en los iconos de la capital italiana. Las milenarias calzadas, losas y mosaicos romanos, palacios, fuentes, esculturas, escalinatas como las de la Plaza de España y emblemas como el Panteón de Agripa o el Coliseo inspiraron broches, brazaletes, gargantillas, pulseras, collares, pendientes, tiaras, diademas, colgantes o relojes. Suntuosas joyas que alternan los metales más preciosos, -oro o platino-, y las gemas más valiosas, -diamantes, zafiros, amatistas, esmeraldas o rubíes-, con originales y osados diseños. De todo hay entre las 150 piezas que hasta febrero exhibe el Museo Thyssen-Bornemisza en 'Bulgari y Roma'.

Se exponen las joyas junto a un treintena de pinturas, dibujos, esculturas de artistas europeos que inmortalizaron la ciudad del Tíber en su obra, como Canaletto, Gaspar van Wittel, Ippolito Caffi o Arthur John Strutt. Hay un puñado de fotografías que testimonian la conexión directa de los diseños con su inspiración. Muchas de las portentosas joyas las lucieron estrellas del cine, como se ve en las fotos de una muestra con la que Thyssen, en su 25 aniversario, y su director Guillermo Solana, inciden con esta "deslumbrante" propuesta en una controvertida línea que se abrió dando cabida en el museo a los diseños de Cartier.

Actrices como Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn, Gina Lollobrigida, Sofía Loren, Ingrid Bergman, Ana Magnani, Nicole Kidman, Juliette Binoche y Ellen Barkin, modelos como Naomi Campbell o la propia baronesa Thyssen, Carmen Cervera, son algunas de las mujeres que lucen estos 'joyones' de ensueño. Muchas en películas que están en la memoria colectiva. Como 'Cleopatra', en la que Liz Taylor se miraba un espejo de oro con turquesas formado un águila encargado por la productora y que la actriz se quedó. Era un gran clienta de la firma, que exhibe también el elegante collar ópera de platino con zafiros de Birmania y diamantes que le regaló Richard Burton, todo un símbolo de la casa.

"Roma es una ciudad ecléctica de belleza caótica, y eso es lo que tratan de reflejar los diseños y la exposición" dice la comisaria de la muestra, Lucia Boscaini, responsable de Legado Histórico de Bulgari. Destaca que la gran impulsora de la muestra es Tita Cervera, que presta catorce de sus joyas más queridas, como un collar y brazalete de oro con esmeraldas y diamantes o un brazalete con zafiros azules, amarillos, amatistas y diamantes.

La rica y variada arquitectura y el arte romano y la historia de la milenaria ciudad son, en efecto, el hilo conductor, simbólico y artístico de unos diseños que tienen Roma como su espejo. Del Coliseo a la plaza de San Pedro, pasando por la escalinata de la Plaza de España, las fuentes de Piazza Navona, el Panteón, los Palacios Vaticanos el Castillo de Sant'Angelo, el templo de Venus o los adoquines y losetas de las calzadas, todo tiene su reflejo en la joyería de la Colección Heritage.

"Estas joyas son un paseo por las obras maestras italianas en las que se inspiran y un viaje por los 130 años de la firma" dice Paolo Bulgari, nieto del fundador de la casa, el griego Sotirio Bulgari, ante un recorrido "didáctico" que empieza por un emblema de la ciudad, el Coliseo cuya forma ovalada acabó siendo una de las señas de identidad de los diseños de la firma.

Un anillo en platino con perlas naturales y diamantes de 1963 recrea el inconfundible perfil de las iglesias gemelas de la Piazza del Popolo. La curvilínsea escalinata de la Plaza de España inspiró en 1938 un collar de platino y diamantes que se puede transformar en dos pulseras, dos broches alargados y otros dos más pequeños, ejemplo típico de la joyería convertible de los años 30. El pentagonal Castillo de Sant'Angelo se recrea en un suntuoso collar de 1991, con las gemas simétricamente dispuestas sobre una base de oro. Varias piezas de 2014 en oro blanco, jade negro y diamantes homeajena a las Termas de Caracalla. La cúpula del Templo de Venus se recrea en broches 'carré' de oro, rubíes, esmeraldas y diamantes.

En Madrid se muestra por primera vez la estrecha vinculación de los diseños de Bulgari con el arte y la arquitectura romanos, una relación que llevó a la firma a financiar en 2014 la restauración de la emblemática escalinata de la Plaza de España, recién inaugurada. Desde 2009 ha organizado exposiciones con su joyas en ciudades como Roma, París, Pekín, Tokio o Shanghái.