Leonoticias

Ribera, la belleza violenta de la fealdad

'Apolo y Marsias', óleo sobre lienzo realizado en 1637 por José de Ribera.
'Apolo y Marsias', óleo sobre lienzo realizado en 1637 por José de Ribera. / David González (Efe)
  • El Prado reivindica la maestría de José de Ribera como dibujante en una muestra que reúne 52 de los 160 originales que se conocen

  • Coincide con la publicación del catálogo razonado que le confirma como el gran precursor de Goya

Caravaggio no realizó un solo dibujo para sus pinturas. Es así raro que uno de los más destacados 'caravaggistas' de la escuela española, José de Ribera (Xátiva, 1591-Nápoles, 1616), bautizado en Italia como El Españoleto, fuera uno de los grandes genios del dibujo en el barroco. Un dibujante "empedernido". Se hace patente en la muestra 'Ribera. Maestro del dibujo', que el Museo del Prado dedica a "un arista original, poliédrico y enigmático que supo como nadie captar la belleza de la fealdad y la violencia".

Así lo asegura Gabriele Finaldi, ex director adjunto del Prado, director de la National Gallery de Londres y comisario de la sorprendente y seductora exposición. Es también el director y coordinador del monumental catálogo razonado de los dibujos de Ribera, una obra definitiva que se publica coincidiendo con la muestra y gracias a la patrocinio de la Fundación Focus y del Meadosw Museum de Dallas, que recibirá estos dibujos de Ribera en marzo del año próximo, cuando se clausure la muestra del Prado.

"Antes de Goya, Ribera es el gran dibujante" asegura Migue Zugaza, director del Prado que se ufana de haber logrado reunir un tercio de los dibujos del artista conservados en todo el mundo, de los que el Prado atesora una decena. Son 160 y es un verdadero milagro "ya que a apenas se conocían media docena de dibujos de Ribera a principios del siglo XX", apunta Finaldi. De entonces acá los investigados han aflorado unos dibujos "fabulosos" que liberan a Ribera de la etiqueta de violento pintor de santos, inmaculadas, ángeles y mártires "tratado de sádico por la interpretación de románticos como Byron o Gautier", según apunta Finaldi.

Probando todas las técnicas, aborda Ribera en sus dibujos todo los temas posibles: estudios anatómicos, de rostros y cabezas, escenas urbanas, animales o escenas fantásticas, satíricas, cómicas y grotescas "de compleja interpretación" según el comisario. Cabezas con deformados rasgos de ogros, murciélagos, mendigos, tullidos, ajusticiados o personajes de rasgos muy exagerados que contrastan con su pintura religiosa.

"Dibuja por placer y para preparar sus cuadros, pero concede al dibujo una enorme importancia" dice Finaldi. Unos dibujos que "son el reflejo de su actividad profesional y personal, pintando a pobres, mendigos y desheredados, de modo que hace de la fealdad y la violencia un tema bello", insiste el comisario y gran experto en Ribera. Admite que es "un claro precursor de Goya", con dibujos muy próximos a los 'caprichos' y los 'desastres de la guerra'.