La última 'pista' sobre Mari Trini y su hija

Imagen de los trabajos realizados por la Policía en Berbes./
Imagen de los trabajos realizados por la Policía en Berbes.

Concluye la búsqueda en Berbes de la madre y la hija desaparecidas en 1987 en Matadeón de los Oteros | Los investigadores aseguran que se han localizado «algunas evidencias» | Un vecino asegura que el sospechoso pudo arrojar su vehículo en una laguna

EFERibadesella | León

La Policía ha dado por finalizada este martes la búsqueda de los cuerpos de una mujer y de su bebé, desaparecidas en León hace treinta años, en una vivienda abandonada de la localidad de Berbes, en Ribadesella, donde residieron junto a su esposo y padre, principal sospechoso de la desaparición.

Apuntes

Según han informado a Efe fuentes policiales, la búsqueda se inició este lunes en la vivienda, centrada inicialmente en un cobertizo que había sido rellenado con cemento aunque luego se extendió a otras estancias del inmueble, y se ha dado por finalizada este martes tras recoger "algunas evidencias" que aún deberán ser analizadas.

Las mismas fuentes han señalado que los agentes desplazados a la zona recabaron el testimonio de un vecino de Berbes que apuntó a la posibilidad de que el sospechoso se hubiera deshecho de un vehículo arrojándolo a una laguna, una línea de investigación que ahora deberá ser valorada por la juez que instruye la causa.

El juzgado número 4 de Gijón reabrió el caso ante la existencia de nuevas pistas después de que en marzo de 2017 la Policía, con el apoyo de personal de la Unidad Militar de Emergencias (UME), excavase un solar de la localidad leonesa de Matadeón de los Oteros (León), una actuación que se saldó sin éxito.

La búsqueda se centró en los terrenos que ocupaban la antigua vivienda en la que vivió Mari Trini Suardíaz, que tenía 23 años en el momento de su desaparición, con su hija Beatriz, de 13 meses, y con el padre de la niña, Antonio María da Silva, de nacionalidad y que en la actualidad reside en su país.

En 1986, cuando residía en la localidad leonesa, la mujer había logrado tirar un papel por la ventana al patio de la vecina en el que pedía ayuda y alertaba de que se encontraba retenida contra su voluntad dentro de la casa, de apenas cincuenta metros cuadrados.

La vecina denunció los hechos ante la Guardia Civil, varios de cuyos agentes se presentaron en la vivienda y detuvieron al que entonces era la pareja de la mujer.

No obstante, tras este incidente volvieron a vivir juntos en la misma casa y pocos meses después desaparecieron del pueblo sin que se volviera a tener noticia del paradero de la mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos