Tarna bajo la nieve, un puerto apto para valientes

Los espesores acumulados en la montaña ‘borran’ las carreteras a pesar de la frenética actividad de las máquinas quitanieves

Puerto de Tarna. / Juan Antonio Suarez Ablanedo
A. CUBILLAS

Aunque los lugareños insisten en decir que ya no nieva como antes, el temporal que estos días azota la provincia de León rememora, de alguna manera, aquellas nevadas de antaño en las que muchos se venían obligados a salir por las ventanas de sus casas.

Hoy no hay pueblos aislados durante semanas ni vecinos que con pala en mano realizaban túneles entre la nieve para que los pequeños puedan ir a la escuela, pero los espesores que se acumulan en muchos pueblos complican el día a día y dificulta, y mucho, el tráfico por carretera.

Llegar a Asturias desde León parece casi un imposible. Más si se opta por los puertos de montaña, como por ejemplo el puerto de Tarna, que une Acebedo con la villa asturiana de Bezanes pasando por localidades leonesas como La Uña.

En este punto las máquinas quitanieves y fresadoras se afanan para intentar dibujar una carretera prácticamente invisible con espesores por encima de los 20 centímetros, permitiendo el paso a los vehículos, los más preparados, porque no esta tarea fácil transitar estos días por los pueblos de montaña de León.

Dificultades que sin embargo no empañan la estampa que deja esta gran nevada, con imágenes para admirar, dignas de una postal y que muchos captan con sus teléfonos móviles para dejarlo en el recuerdo.

Contenido Patrocinado

Fotos