Suárez-Quiñones visita el aparcamiento de Cordiñanes y la ruta de los Hórreos

Suárez-Quiñones, durante la visita. /
Suárez-Quiñones, durante la visita.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha mantenido una reunión con los alcaldes de los municipios integrados en el Parque Nacional de Picos de Europa

LEONOTICIASLeón

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha querido comprobar de primera mano algunas de las actuaciones de inversión finalizadas en la zona castellana y leonesa del Parque Nacional de Picos de Europa durante el presente año. Por un lado, la obra finalizada del aparcamiento de Cordiñanes, que consiste en la creación de una infraestructura que facilite que senderistas y montañeros puedan dejar sus vehículos fuera del casco urbano. Esta localidad no disponía de plazas de aparcamiento, lo que dificultaba las plazas turísticas, ubicándose además en esta zona una de las sendas más famosas del valle que da acceso al refugio de Collado Jermoso. Asimismo, desde el nuevo aparcamiento se puede acceder a uno de los hayedos recién declarados Patrimonio de la Humanidad y a la Vía Ferrata realizada por esta Consejería el pasado año. Además, se ha dotado al espacio de unas mesas y una fuente para que actúe como área de descanso.

El aparcamiento se sitúa en una zona sombreada por arbolado adulto que se ha aprovechado para ubicar las diferentes plazas. Se ha creado con todo ello una zona con apariencia natural muy integrada en el pueblo y en el entorno. Una integración paisajística sin utilización de asfalto, con señalización de las plazas, unas 25, con madera autóctona y piedra. El presupuesto de ejecución del proyecto de obra ha sido de 76.656 euros y ha sido ejecutado por la empresa pública Tragsa.

Señalización de la Ruta de los Hórreos

Por otro lado, el consejero ha visitado la actuación realizada en la Ruta de los Hórreos. Esta actuación de señalización tiene un doble objetivo: en primer lugar, incrementar la oferta de pequeñas infraestructuras que atraigan a un tipo de visitante que no quiere subir a las grandes cumbres, sino disfrutar de tranquilos paseos; y, en segundo lugar, dar relevancia al rico legado de bienes arquitectónicos y etnográficos, para lo que se ha diseñado un conjunto de rutas en los valles de Valdeón y Sajambre que enlazan los pueblos por caminos ya señalizados y cortos y mostrarán los elementos y conjuntos constructivos más interesantes.

La combinación de ambos fines crea la posibilidad de que los visitantes que quieran una estancia tranquila y que tengan un cierto interés cultural puedan disfrutar con estas señalizaciones de un muestrario de los principales elementos constructivos de gran valor estético de los hórreos que, además, han servido como soporte para explicar las características de la vida de estos valles en un pasado que no por relativamente reciente es conocido.

La utilización del hórreo como elemento conductor de esta oferta se basa en su abundancia, singularidad y escasez en otros puntos de Castilla y León. Las labores de señalización se han ejecutado con un importe total de 67.000 euros.

Hayedos declarados Patrimonio de la Humanidad

El responsable autonómico de Fomento y Medio Ambiente también ha querido conocer de primera mano cuáles son los hayedos de Picos de Europa que el Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO ha decidido incluir en la Lista de Patrimonio Mundial, el bien ‘Hayedos primigenios de los Cárpatos y otras regiones de Europa’, una candidatura internacional en la que España ha participado junto a nueve países más.

En el caso de Castilla y León, las dos zonas declaradas se encuentran en el Parque Nacional de los Picos de Europa. La zona núcleo de la Vega de la Sotín cuenta con 88 hectáreas y la de Cuesta Fría, con 185 hectáreas. Ambas zonas resultan singulares y sus valores son complementarios y además, su valor biogeográfico es relevante al ser las representaciones más occidentales de la candidatura.

El hayedo de la Canal de la Vega de la Sotín se asienta sobre un área rocosa de caliza asociada a procesos kársticos, con una pendiente elevada y un acceso muy dificultoso que ha permitido un nivel muy bajo de intervención humana en los siglos anteriores.

Por su parte, el hayedo de Cuesta Fría se asienta sobre sustratos ácidos y su lejanía respecto de los pueblos propietarios o con derechos de aprovechamiento, así como la declaración del Parque Nacional de Covadonga a principios del siglo XX, facilitaron un grado de intervención muy bajo a lo largo al menos de los últimos 100 años. Una y otra zona componen el clúster ‘Hayedos de Picos de Europa’, que con la zona de amortiguamiento alcanza las 14.253 hectáreas en su integridad dentro del área leonesa del Parque Nacional. A diferencia de la mayor parte de los hayedos cantábricos, mayoritariamente monoespecíficos, estas dos áreas se caracterizan por una buena interacción entre las hayas y otras formaciones vegetales.

El PRUG de Picos de Europa

Durante la reunión mantenida entre el consejero de Fomento y Medio Ambiente y los alcaldes de los municipios de Picos de Europa también se ha abordado el estado de la tramitación del PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión), que ha finalizado el proceso de participación con los distintos agentes sociales previo a la redacción del documento inicial que se someterá a la tramitación reglada. Durante el último trimestre del año 2016, se llevaron a cabo varias reuniones en cada una de las tres comunidades para que los diferentes interesados pudieran aportar sus ideas sobre cómo debería ser el Parque en el futuro. Además de una reunión de presentación, se celebraron cinco reuniones temáticas, de las cuales se ha obtenido una gran diversidad de aportaciones en todos los ámbitos que puede incluir un PRUG. En total, asistieron a las reuniones 470 personas.

En el caso de Castilla y León, la tipología de aportaciones más recurrentes ha sido: la posibilidad de compatibilizar los usos tradicionales con la conservación; la necesidad de apostar por un desarrollo socioeconómico basado en actividades de uso público, turismo y ganadería; la necesidad de no impedir un desarrollo urbano equilibrado en los pueblos existentes en su interior; la singularidad de los valles de Valdeón y Sajambre, donde la vida de sus habitantes se desarrolla íntegramente dentro del Parque que debe ser tenido en cuenta en todo el desarrollo del PRUG; la compensación de las limitaciones y el apoyo a la población residente.

Entre otro orden de peticiones se encuentra la preservación del paisaje, recursos hídricos, fauna y flora sin prohibiciones apriorísticas innecesarias, aunque con claras prohibiciones de actividades muy impactantes como explotaciones mineras; la necesidad de seguimiento del estado de conservación de los sistemas naturales, realizando la investigación relativa adecuada; la necesidad de ordenación del uso público y las actividades deportivas con numerosas aportaciones sobre esto; y el equilibrio de las poblaciones de fauna con las actividades humanas, en concreto con la ganadería que se debe fomentar de forma sostenible.

Con todo ello, está previsto que el borrador inicial de inicio de su tramitación esté elaborado en el mes de octubre, considerándose que esta tramitación durará aproximadamente un año.

Caza deportiva en Picos de Europa

Finalmente, Suárez-Quiñones ha aprovechado para comentar en la reunión la situación en la que se encuentra actualmente la caza deportiva en el Parque Nacional de Picos de Europa. La vertiente leonesa de este Parque, en la parte ampliada en 1995, que coincidía con la Reserva de caza de Riaño, ha estado siempre sujeta a un régimen transitorio de excepcionalidad de la caza, siendo el único Parque de España donde se practica caza deportiva, ya que en el resto está prohibido por disposición de la Ley de Red de Parques Nacional del Estado, Ley 5/2007.

Sin embargo, ha explicado que en el año 2020 se termina este plazo que fue ampliado en la última reforma de la Ley de Parques. Por ello, la indemnización de los derechos le corresponde al Estado por ser una limitación derivada de una Ley nacional.

La Junta de Castilla y León, actual gestora de los terrenos por ser Reserva Regional de Caza -donde todos los ingresos los perciben los propietarios, mayoritariamente públicos- está apoyando a los ayuntamientos en su negociación con el Estado para que esta indemnización sea la más justa para sus propietarios.

Asimismo, el Gobierno autonómico, como gestor del Parque Nacional, garantiza que una vez se indemnicen estos derechos queden garantizados los controles de la fauna cinegética cuando se produzcan daños, y que estos controles se harán de acuerdo con la Ley de Parques, con el apoyo de los cazadores locales.

Contenido Patrocinado

Fotos