La sequía obliga a mover 400.000 litros de agua en camiones para los vecinos de siete pueblos de la provincia de León

Un grifo 'candado' y sin agua./
Un grifo 'candado' y sin agua.

La «extrema sequía» obliga a suspender por primera vez la tradicional Fiesta del Agua de Molinaseca | La Diputación ha logrado solventar las incidencias con captaciones alternativas

J.C. | ICALLeón

León sigue sufriendo en este verano las consecuencias de una sequía dispuesta a liquidar una parte del campo de la provincia y, por extensión, poner en problemas a no pocas localidades.

A lo largo de las últimas semanas un total de siete localidades de la provincia se han visto con problemas de suministro de agua potable a sus vecinos. Un servicio que ha aportado un suministro extraordinario de 400.000 litros de agua.

Algunas situaciones 'de emergencia' han sido solventadas con camiones cisterna que han aportado agua a los depósitos de los diferentes pueblos, en otros lugares se ha realizado suministro mediante «garrafas de agua» y, en los menos, recurriendo a captaciones directas sobre ríos tras la correspondiente autorización.

Localidades afectadas

La Diputación de León, responsable de acometer este tipo de situaciones, reconoce que hasta la fecha se ha dado auxilio a las localidades de Santa Colomba de Somoza, Valtuille de Arriba, Vegaquemada, Crémenes, Rebedo de Curueño y La Serna.

En 'lista de espera' se encuentra Vega de Gordón, que contará con suministro auxiliar en cuestión de horas.

Los principales motivos para tener que recurrir a 'camiones cisterna' de agua se deben «al agotamiento de los manantiales que abastecen a estos pueblos por escaso o nulo caudal» además de incidencias puntuales como averías.

La 'extrema sequía' acaba con la Fiesta del Agua de Molinaseca

La «extrema sequía» que azota a la comarca del Bierzo este verano, unida a la «escasez de agua» que presenta el cauce del río Meruelo a su paso por Molinaseca obligaron al Ayuntamiento del municipio berciano a suspender la tradicional Fiesta del Agua que debía celebrarse este jueves a partir de las 8 horas, según informó el propio Consistorio a través de una nota informativa.

El origen de esta popular fiesta se remonta a 1954 cuando, como se hacía para limpiar y refrescar las calles, los invitados de una boda, acalorados y con ganas de divertirse abrieron las compuertas del Meruelo y soltaron el agua y empezaron a mojarse unos a otros.

Calderos y cubos

En ese sentido, la «persistente sequía» impedirá que, como cada año desde hace más de seis décadas, se lleve a cabo la apertura de las compuertas y la suelta del agua por la calle Real para que vecinos, turistas y visitantes se enfrasquen, armados con calderos y cubos, en una alocada batalla de agua que cada verano pone punto y final a las fiestas en honor a la Virgen de las Angustias y San Roque.

Según informaron fuentes municipales, el resto de actividades programadas se mantendrán según lo previsto. Así, el tradicional Caldero Solidario se seguirá celebrando a las 18 horas del jueves. Los cañones de espuma sustituirán al agua en una fiesta que pretende luchar contra el cáncer infantil gracias a lo recaudado. También habrá hinchables en el área de la piscina fluvial.

Fotos