El sector esquí alerta de «graves pérdidas» por la decisión de limitar San Isidro y Leitariegos al fin de semana del 8 al 23 de abril

Un profesor de la escuela Arropaje en la estación de San Isidro. /A.C.
Un profesor de la escuela Arropaje en la estación de San Isidro. / A.C.

Las escuelas de San Isidro instan a replantear la apertura de lunes a viernes para completar el programa formativo de la Diputación y mitigar las pérdidas ocasionadas por la climatología adversa de la temporada

A. CUBILLASLeón

León pondría punto y final a su temporada de esquí el próximo 8 de abril. Sin embargo, la Diputación de León acordó ampliarla hasta el próximo 23 de abril, coincidiendo con el puente del Día de Castilla y León. Entre ambas fechas, San Isidro y Leitariegos tan sólo abrirán los fines de semana.

Una decisión que, lejos de encontrar la aprobación, ha despertado el malestar de los sectores económicos y negocios que ‘viven’ directamente de las estaciones, que no entienden la negativa a mantener los complejos invernales abiertos de lunes a domingo, más aún, cuando los espesores de nieve lo permiten.

Una posibilidad que además permitiría paliar las pérdidas ocasionadas por aquellos días que la climatología adversa impidió la apertura de las pistas, así como completar la ‘Campaña de Nieve’ que la Diputación impulsa entre los centros escolares y que, a día de hoy, no se ha podido completar.

De ahí el malestar instaurado en los diferentes sectores y al que han querido dar altavoz desde las escuelas de esquí y snow Arropaje y San Isidro, los dos centros formativos autorizados por la Diputación de León en la estación de la montaña oriental leonesa, que ya advierten de una “importante pérdida de facturación” ante la imposibilidad de completar la ‘Campaña de Nieve’.

Precisamente, el programa escolar es la única fuente de ingresos asegurados para ambas escuelas “antes de que suban el telón”, sin embargo, la decisión de la Diputación de abrir sólo los fines de semana la estación supondría una pérdida importante de horas lectivas y, por ende, de ingresos.

Menos ingresos, mismos gastos

Porque, según señala Raúl Blanco, director de la escuela Arropaje, mientras que por un lado dejan de percibir unos ingresos por el otro los gastos se mantienen, empezando por los de personal y continuando por el canon fijo que deben abonar entre enero y abril, a razón de 1.397 euros mensuales) y el cannon variable, que se fija conforme a los ingresos finales de la estación y que en la temporada pasada se tradujo en 6.300 euros por escuela.

“Estamos hablando de que se pierden unas 250 horas lectivas y las escuelas nos vemos obligados a tener a los trabajadores dados de alta para sólo dos días a la semana”, remarca Blanco, que estima que sus pérdidas rondarán los 7.500 euros.

Una situación que ya se viene repitiendo otros años, lamentan desde ambas escuelas, a pesar de que hay nieve suficiente para mantener la actividad operativa todos los días. “Estamos allí trabajando, ofreciendo un servicio que, según aparece en los pliegos, es fundamental y, sin embargo, a la hora de tomar una decisión no se nos tiene en cuenta”.

Perjuicio que además también tendrá un impacto directo en el sector hostelero de la zona, con especial incidencia en aquellos locales que tenían subcontratado el servicio de comedor para los escolares que, en última instancia, serán los terceros perjudicados al no poder finalizar el programa formativo.

De ahí que hayan lanzado un guante a la Diputación de León para que reconsidere la propuesta y acuerde el mantenimiento de la actividad de las estaciones de esquí interrumpidamente hasta el 23 de abril.

Contenido Patrocinado

Fotos