Rescatado en la Ruta del Cares tras pasar toda la noche con las piernas rotas

Imagen del rescate. / GREIM

El joven polaco de 26 años cayó por un desnivel de 20 metros | Fue su compañero el que por la mañana fue a Poncebos por ayuda

PABLO SUÁREZ / GLORIA POMARADA Carreña (Asturias)

Dos polacos quisieron recorrer la Ruta del Cares el jueves con tan mala suerte que uno sufrió una caida por un desnivel, de entre quince y veinte metros, fracturándose las piernas. El accidente sucedió a una hora tan tardía que ya no les quedó más remedio que aguantar así la noche. No fue hasta ayer por la mañana cuando el excursionista ileso consiguió trasladarse hasta Poncebos, en Cabrales, dejando a su compañero atrás y solo para demandar ayuda.

A la una del mediodía, la sala del 112 alertaba a la comandancia de la Guardia Civil de Gijón que procedía a pasar el aviso a efectivos del Grupo de Rescates e Intervención de Montaña (Greim) de Cangas de Onís. En el rescate fue necesaria la intervención de un helicóptero de la Zona Guardia Civil de Asturias, con base en la Morgal, en el que dos especialistas Greim lograron acercarse hasta el lugar del incidente y localizar al senderista.

Una vez comprobada la dificultad del enclave y prestados los primeros auxilios al joven, la aeronave tuvo que acercar a otros dos especialistas. Los agentes del Greim se vieron obligados a portear al senderista unos 200 metros hasta el lugar donde el helicóptero había logrado tomar tierra con seguridad. El dispositivo consiguió así montar los anclajes y, empleando el sistema prolifreno, izaron al montañero herido en la camilla. A continuación, el herido fue evacuado en la aeronave hasta una UVI móvil de Poncebos, que lo trasladó al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

La operación, recuerdan desde la Guardia Civil, se vio dificultada por las condiciones climatológicas, con una lluvia intensa, temperaturas próximas a los cero grados y escasa visibilidad.

«Lo que queda por venir»

Casualmente, los encargados de coordinar el rescate del excursionista polaco fueron los mismos que el pasado miércoles protagonizaron una travesía de más de cinco kilómetros para llevarle medicinas a una señora de 70 años, residente en el pueblo de Víboli y que se encontraba aislada por la nieve.

Ambos agentes fueron alertados por el Ayuntamiento de Ponga de que la señora se encontraba con la medicina justa para pasar el fin de semana, y «viendo el temporal que queda por venir» decidieron llevarle personalmente las medicinas para la semana entrante.

Contenido Patrocinado

Fotos