Medio Ambiente quiere sumar más de cien agentes ambientales en tres o cuatro años

Quiñones, en el curso sobre incendios forestales en el Centro del Fuego de León. / Noelia Brandón

El consejero de Fomento y Medio Ambiente se felicita por el acuerdo entre la Administración y la Fiscalía en la lucha contra el fuego

N. BARRIO

Poner sobre la mesa la relación entre la justicia y la administración autonómica de cara a acabar con los incendios forestales y aplicar las medidas proporcionales a aquellos que los cometen. Este era sin duda uno de los objetivos de la jornada celebrada en el Centro del Fuego de León, que contó con la presencia del consejero de Medio Ambiente Juan Carlos Suárez-Quiñones y la Fiscal Jefe de Castilla y León, Lourdes Rodríguez, quien se felicitaba del último acuerdo alcanzado entre Junta y Fiscalía para poner fin a esta lacra. «Aquí se inicia una colaboración para establecer líneas de actuación conjuntas que contribuyan en la lucha contra este problema».

Así, la Fiscal Jefe hizo hincapié en la necesidad de apostar por «la prevención y la colaboración ciudadana», ya que estimó son claves «para perseguir a los autores de estos hechos».

Por su parte, el consejero se congratuló por el convenio, al tiempo que entendió que «es un acuerdo que nace antes de los gravísimos hechos de este verano». Suárez-Quiñones recordó igualmente que «absolutamente todos los incendios se investigan pero existe un problema de personal público».

Más información

El debate también giró sobre el castigo a los autores. «A veces se decía que eran penas excesivas, pero las consecuencias dejan a las clara la proporcionalidad de la Justicia».

Aprovechamiento forestal como solución

El consejero de Medio Ambiente dejó claras las evidentes diferencias a la hora de contar incendios en la parte occidental y en la oriental de la Comunidad. «¿Por qué se quema en el Bierzo y no se quema el monte en Soria? Porque es un medio un recurso económico, están vigilantes y no toleran ningún comportamiento en relación al fuego», lamentaba, al tiempo que apostaba por «energías como la biomasa o aprovechamientos como la castaña en El Bierzo y la resina en otras zonas, que garantizan que el monte esté cuidado y atendido.

Suárez-Quiñones también entendió que existen infinidad de causas para que se generen incendios y que por mucha prevención que haya no se va a solucionar el problema. La próxima semana comparecerá en las Cortes Autonómicas para hacer balance de la campaña de incendios de un año «extraordinario», principalmente por la situación de sequía.

El balance no es alentador. Más de 2.500 fuegos ha tenido que sufrir Castilla y León durante el año, debido en parte «a lo anormal en las temperaturas y a lo seco del terreno».

Implementar

Juan Carlos Suárez-Quiñones aseguró que «en tres o cuatro años espero que se incremente en más de un centenar el número de agentes medioambientales de Castilla y León», defendiendo que igualmente aumentarán los medios para hacer frente al fuego. «En la medida que vamos mejorando perfeccionaremos los sistemas, tenderemos a un sistema donde haya unas brigadas de investigación públicas, especializando al personal y con nuestros técnicos», aseguró.

Fotos