La nieve dificulta el tráfico en una veintena de puntos de la red de carreteras de la provincia

Efectivos de la Guardia Civil bajo la nieve durante una intervención./
Efectivos de la Guardia Civil bajo la nieve durante una intervención.

Los conductores deben extremar la precaución por vías de León, Ávila, Burgos y Soria según informa la Dirección General de Tráfico (DGT)

ICALLeón

La nieve y el hielo mantienen este miércoles cortadas a la circulación siete carreteras en varias provincias de Castilla y León. Están cerrados los puertos burgaleses de Lunada, Estacas de Trueba, La Sía y Manquillo, así como el leonés de Ventana, la DSA-191 en Candelario (Salamanca) y la SG-112 en Riofrío de Riaza (Segovia) y el alto leonés de Ventana, según informaron fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Más información

También las cadenas o neumáticos de invierno son necesarias y los camiones y articulados no pueden circular por la LE-497 en Caboalles de Abajo; la LE-723 en Balboa, la LE-493 en Murias de Paredes, la LE-142 en Foncebadón, la LE-451 en Quintana del Castillo, la LE-495 en Piedrafita de Babia, la LE-711 en Fabero, la LE-715 en Toreno, la CL-626 en Villablino, la LE-716 en Vega de Espinareda, la CL-626 en Robles de Laciana, la LE-126 en el puerto de Fuente de la Cueva, en La Baña, la LE-333 en el alto de Las Señales y la LE-233 en el de Monteviejo.

Además, los camiones tienen prohibido el paso por la LE-333 en Puebla de Lillo; la LE-491 en Cabrillanes; CL-631 en Cubillos del Sil, y la LE-711 en Vega de Espinareda (León).

Los conductores deben extremar la precaución por la nieve en vías de Ávila, Burgos y Soria y por la niebla en León, a la altura de Rodrigatos de la Obispalía, y en Segovia, en Valsaín.

Contenido Patrocinado

Fotos