La nieve cierra tres puertos en Burgos y obliga a usar cadenas en otras 14 carreteras de Castilla y León

La nieve cierra tres puertos en Burgos y obliga a usar cadenas en otras 14 carreteras de Castilla y León

Los conductores deben extremar la precaución en una veintena de tramos viarios, la mayoría en la red principal

ICAL

La primera gran nevada del otoño complica a esta hora la circulación por las carreteras de Castilla y León. Tres puertos y un carretera, de la red secundaria, se encuentran cortados al tráfico en Burgos y las cadenas son obligatorias en diez pasos de montaña y cuatro tramos viarios, la mayoría en León. Además, los conductores deben extremar la precaución en una veintena de vías, la mayoría en la red principal, según la información facilitada por la Dirección General de Tráfico (DGT).

La nieve se hizo visible este viernes, en el que comienza el mes de diciembre, en varias ciudades de la Comunidad, como Ávila, Burgos, Segovia o Soria. Los ayuntamientos movilizaron a sus medios para garantizar la circulación viaria durante la jornada, en la que los copos dieron paso a un frío intenso.

En León, diez puertos exigen el uso de cadenas, neumáticos de invierno y los camiones y vehículos articulados no pueden circular. Se trata de los pasos, en la red secundaria, de Somiedo, Aralla, Tarna, Las Señales, San Isidro, Leitariegos, Piconos, Monteviejo, Pando y Ventana. Además, los camiones también tiene prohibido el paso por los puertos de El Pontón y San Glorio, en las N-625 y N-621, así como en Oseja de Sajambre, el alto de Piedrafita de Babia y en la LE-497, en Villablino.

Otras provincias afectadas

En Ávila, la nieve obliga a utilizar cadenas, neumáticos de invierno y los caminos y vehículos articulados no pueden transitar por seis carreteras de la red secundaria. Se trata de la AV-120 en Munico; la AV-932 en Herguijuela; la AV-501, en Urraca-Miguel; la AV-901, en Navatalgordo; la AV-110, en Martiherrero, y la CL-505, en Tornadizos de Ávila.

En Burgos, están cerrados al tráfico los puertos de montaña de Estacas de Trueba, Lunada y Portillo de la Sía, así como la CL-629, en La Cabañuela. Además, otras tres carreteras exigen el uso de cadenas y otros sistemas antideslizantes -N-627 en Ubierna, la CL-629 en Bocos, y la N-232 en Incinillas-. También, los conductores deben extremar la precaución en otros diez tramos, muchos de la red principal, como la Autovía del Norte (A-1), en Burgueta y Lerma, la AP-1 en Grisaleña, la N-I en Rubena, la N-120 en Ibeas de Juarros o la Autovía del Camino de Santiago (A-231), en Villanueva de Argaño.

En Palencia, se mantienen las cadenas en el puerto de Piedrasluengas, en la CL-627, en Cervera de Pisuerga. En Segovia, la nieve obliga a extremar la precaución en la SG-615 y CL-601, en San Ildefonso, y en Soria, por la CL-101 en Ágreda; la CL-117 en Abéjar; la N-111, en la capital; la SO-920, en San Leonardo de Yagüe; la SO-615, en Garray, y la N-122, en Villaciervos.

Sin clase

Por otra parte, un total de 757 alumnos de Infantil de las provincias de Burgos, León, Palencia y Soria no pudo asistir a clase debido a la nieve y el hielo de las últimas horas, según los datos recabados hasta las 14 horas por la Junta de Castilla y León.

La provincia más afectada por la incidencia de no asistir a clase debido a las causas meteorólogicas es Burgos, con 482 escolares, seguida de Palencia, con otros 110, León, con 91, y Soria con 74 ausencias, que en conjunto suman 757, el 0,22 por ciento del total de 333.545 de alumnos.

Contenido Patrocinado

Fotos