El ministerio ultima los tres proyectos que faltan para superar el 'fondo de saco' de León

El ministerio ultima los tres proyectos que faltan para superar el 'fondo de saco' de León

La proximidad del río ralentiza los trabajos, pero se prevé que el andén que ahorrará veinte minutos al Alvia esté listo a finales de año

R. MUÑIZ Oviedo/León

El Alvia Gijón-Madrid realiza parte del trayecto con los asientos a contramarcha y pierde unos veinte minutos en la entrada y salida de León por culpa del 'fondo de saco'. Con este nombre se conoce a las estaciones que, como Sanz Crespo en Gijón, se construyen como final de la línea.

El tren, para salir de ellas, debe volver por donde ha llegado, pues no encuentra vías pasantes. Para solventar el problema, el Ministerio de Fomento confió en 2016 las obras que ejecutarán un andén subterráneo bajo la vieja estación de León que tenga esas vías pasantes hacia Asturias.

El contrato con la constructora tiene un presupuesto vigente de 24,83 millones (IVA incluido) y tardó en arrancar. Hasta el otoño de 2016 no comenzaron las primeras faenas, todo para comprobar que la zona proyectada para ellos estaba afectada por tuberías y tendidos que había que desviar y no estaban previstos en el proyecto.

En junio el ministro Íñigo de la Serna anunció que tras los modificados técnicos pertinentes, las obras volvían a activarse. Desde entonces y hasta el 31 de diciembre la empresa logró certificar 2,97 millones. Es decir, en términos financieros, el 1 de enero tenía todavía el 87,17% del trabajo presupuestado pendiente de materializar.

En Adif mantienen que esta obra está previsto que concluya a finales de 2018. «Se trata de actuaciones complejas de ejecución debido al elevado nivel freático existente con un rendimiento inferior a una obra en otro tipo de terreno sin este condicionante», indican.

El trabajo encomendado incluye el montaje de vía, pero no la prolongación de la misma hasta el tramo León-La Robla, ni el montaje de vía, ni la señalización. Estas faenas forman parte de tres proyectos que «están en la fase final de redacción, para su licitación», señalan en la empresa pública.

Con todo terminado, el Alvia ahorrará unos veinte minutos en su viaje entre Asturias y Madrid, si bien la fecha definitiva para que eso pase no la marcan los contratos de obra. Cuando se retiren los operarios, llegarán los técnicos de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF), que deberán supervisar el funcionamiento de la instalación antes de autorizar su explotación comercial.

Contenido Patrocinado

Fotos