León se vuelve a congelar

Seis provincias de Castilla y León estarán este jueves en riesgo por temperaturas de hasta -8 grados en algunas zonas del noroeste de la provincia de León

Imagen de la carretera de acceso a San Isidro./
Imagen de la carretera de acceso a San Isidro.
E.M.J.León

Una veintena de provincias -seis de ellas de Castilla y León- tendrá este jueves, 22 de febrero, aviso de riego (amarillo) por bajas temperaturas mínimas, fuertes vientos o fenómenos costeros, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

En el caso de la provincia de León el descenso supone una caída de hasta 12 grados desde la temperatura actual con mínimas que estarán en los -8 grados en las zonas del noroeste.

Así, este jueves se prevén intervalos de viento fuerte y rachas muy fuertes en el litoral de Gerona y en el este de Baleares y temperaturas significativamente bajas en la cordillera Cantábrica, Pirineos y en el sistema Central.

Apuntes

Las temperaturas mínimas por debajo de cero afectarán a buena parte del interior peninsular y la Aemet ha activado el aviso de riesgo para las provincias de Asturias, Cantabria, León, Palencia, Soria, Segovia, Ávila, Zamora, Navarra, La Rioja, Huesca, Teruel, Madrid, Guadalajara, Albacete, Barcelona, Lérida Gerona. En estas provincias las temperaturas nocturnas bajarán hasta -6 grados centígrados aproximadamente.

Además, en Huesca tendrán riesgo por vientos, ya que se esperan rachas de hasta 80 kilómetros por hora y los fenómenos costeros afectarán a Gerona, Mallorca y Menorca, donde soplará viento del norte o nordeste con fuerza 7 y con olas de tres metros.

La jornada

Asimismo, las islas de El Hierro, La Palma y Tenerife tendrán mar combinada del noroeste de 4 metros.

En general se espera una jornada de cielos nubosos en el extremo norte peninsular, alto Ebro y Pirineos, donde se pueden producir algunas lloviznas. En Baleares y litoral del sureste de Andalucía Oriental y mar de Alborán podrían producirse chubascos ocasionalmente tormentosos y serán más probables en Melilla. Las precipitaciones tenderán a remitir al final del día.

En Canarias, se espera un aumento de la inestabilidad con probables chubascos por la tarde en el norte de las islas de mayor relieve. En el resto del país, se espera un día poco nuboso o despejado sin precipitaciones. La cota de nieve se situará en 400 a 600 metros en el Cantábrico; entre 200 y 400 metros en Pirineos y de 1.000 a 1.400 metros en el sur.

Las temperaturas experimentarán un descenso generalizado, más acusado en el caso de las mínimas y se producirán heladas en gran parte del interior peninsular, moderadas en zonas del Cantábrico, Sistemas Central e Ibérico y fuertes en Pirineos. En cuanto a los vientos, la AEMET señala que predominarán los vientos de componente norte en la mitad norte peninsular y en Baleares, con intervalos de fuerte y rachas muy fuertes en el litoral de Gerona y este de Baleares y flojos variables en el resto.

Contenido Patrocinado

Fotos