León cuenta con tres puntos entre los 85 de la Comunidad con riesgo de sufrir un accidente

La N-621 a su paso por León./
La N-621 a su paso por León.

Según el informe publicado por Race, se trata de la N-625, N-621 y N-630 a su paso por León

LEONOTICIAS

Los puntos corresponden a la N-625, N-621 y N-630 a su paso por León vuelven a figurar en la lista de riesgo de accidente de Castilla y León. Aunque no se trata de un nivel muy elevado de accidente, sí que engordan esa lista de tramos de carretera con riesgo elevado de sufrir un accidente, según publica la Real Automóvil Club de España (Race).

Castilla y León mantiene el tercer puesto entre las comunidades con más tramos de carretera peligros, ya que el 17,6% de los kilómetros de su red presenta un riesgo elevado de sufrir un accidente. Con relación al pasado año este porcentaje se ha incrementado en casi dos puntos y la Comunidad solo aparece por detrás de Aragón (23,1%) y Cantabria (23,7%).

El informe analiza un total de 24.898 kilómetros, en los que 3.594 se califican como de riesgo elevado. En el caso de Castilla y León el estudio se centra en 5.575 kilómetros, de los que 985 se contabilizan en la tabla de riesgo elevado. En el listado de riesgo de tramos por comunidades se elimina aquellos de tráfico inferior a 2.000 vehículos día y una longitud inferior a cinco kilómetros.

19 tramos de riesgo en Castilla y León

En su conjunto, se localizan 85 tramos de riesgo elevado, de los cuales 16 son tramos ‘negros’, considerados de riesgo alto para la seguridad de los usuarios y que suman 244 kilómetros, donde se sitúan tres en Burgos (N-629, N-122 y N-120) y dos en Soria (N-234 y N-122). Además otros 69 se consideran de riesgo medio alto con un total de 244 kilómetros. En sexto lugar de ese listado se encuentra la N-629 a su paso por Burgos.

El punto entre los kilómetros 3,7 y 48 (Revilla-Burgos-Santander) de la N-629, que discurre entre Colindres (Cantabria) y la N-232, cerca de Cereceda (Burgos), figura entre los seis tramos de riesgo alto reincidentes que se repiten en los tres últimos años, que encabeza los 14,3 kilómetros de la N-120, entre el enlace de la vía rápida de Seguín (Lugo ) y Penalva (Ourense).

Los tramos de riesgo en Castilla y León son 19, de ellos nueve en Burgos, tres en Soria, tres en León y uno en Ávila, Segovia, Valladolid y Zamora. El trazado con más índice de riesgo (116) se encuentra entre los kilómetros 33,7 y 48 de la N-629, en Burgos, con cinco accidentes, dos fallecidos y seis heridos graves.

A continuación está la N-234, entre los kilómetros 398 y 408, en la provincia de Soria; seguido de la N-122, entre los puntos 95,8 y 103,6, en Soria, y 251,2 y 264,8 en Burgos. Otros de los puntos se riesgo en la provincia burgalesa se sitúan en la N-120, N-627 y N-234. En Valladolid en la N-610; en Segovia, N-601; en Ávila, N-403; en Zamora, N-122.

En los tramos de siniestralidad mayor con implicación de vehículos pesados, también está la A-1, en Burgos, con una intensidad media diaria de 23,67%.

Contenido Patrocinado

Fotos