La inversión en la Variante está en mínimos a la espera de la obra de las vías

Acopio de traviesas que llevan años esperando para ser instaladas./Daniel Mora
Acopio de traviesas que llevan años esperando para ser instaladas. / Daniel Mora

El trabajo certificado es de 36 millones frente a los 128 presupuestados, lo que roza el ejercicio más pobre | «Es un año de preparación de proyectos», explica Adif

RAMÓN MUÑIZOviedo | León

Era el primer año de Íñigo de la Serna al frente del Ministerio de Fomento, y la primera vez que el presupuesto estatal dependía del voto de una fuerza netamente asturianista. Todo ello favorecía que el de 2017 pasase como uno de los cursos más provechosos para la variante de Pajares, la principal obra inconclusa en la región. Se han tomado decisiones, se han preparado proyectos, pero el ejercicio que termina quedará también como uno de los más escasos en cuanto a impulso inversor.

Hasta el 1 de octubre el desembolso realmente ejecutado tanto en la vertiente asturiana como en la leonesa ascendía a 36,07 millones. Es decir, las constructoras habían recibido permiso para pasar facturas a razón de 4,5 millones al mes. Cabe recordar que el presupuesto reservado para este año era de 128,8 millones, lo que aventuraba poder materializar obra por valor de 10,7 millones al mes.

El trasiego de maquinaria y operarios en las últimas semanas no invitan a pensar que el ritmo contenido haya variado. Cuando Adif Alta Velocidad, la empresa pública que coordina los trabajos, haga el balance anual, será el momento de ponerle cifra cierta a 2017, sin embargo todo apunta a que quedará como uno de los peores años, si no el peor, en términos de inversión. Desde que en 2005 empezara la perforación de los macrotúneles, el límite lo marca 2013, cuando se ejecutaron trabajos por valor de 70 millones.

Adif no niega esa realidad

En Adif no niegan esa realidad. «Éste era un año en el que hemos tenido que hacer mucho trabajo preparatorio, de cambiar y redactar proyectos constructivos», explican desde la sociedad. El 31 de marzo el ministerio anunció que equiparía los dos túneles de la Variante de Pajares con vías de ancho internacional. Luego, internamente, los técnicos de Adif, con apoyo de la consultora pública Ineco, estuvieron calibrando diferentes opciones y madurando los proyectos constructivos.

Finalmente la solución mantiene las dos vías en ancho internacional, si bien en el tubo Este se tenderá un tercer carril, para que circulen también los trenes en ancho ibérico. Cerca de ocho meses ha requerido la maduración del proyecto, lo que evidencia que los equipos anteriores no dejaron trabajo hecho en este sentido o de poca entidad. Cabe recordar que el gabinete de la anterior ministra, Ana Pastor, había anunciado que pondría una vía en ancho ibérico y en la segunda se pondría ancho internacional, aunque nunca se concretó en qué plazo. El propio De la Serna afirmó el martes en Oviedo que «los técnicos de Adif no han parado ni un minuto para tener estos proyectos». El propósito ahora es licitar en enero las obras del tramo León-La Robla, y en febrero las vías de la variante de Pajares, con sus elementos vinculados. Todos los trabajos pendientes exigen una inversión que ronda los 180 millones.

Acciona

El porvenir de la infraestructura ha quedado pues despejado, con un planteamiento que en el ministerio califican de «definitivo» y permite activar un paquete de obras amplio. Existen sin embargo faenas que en los últimos meses se han ido librando un ritmo ciertamente moderado. Ocurre por ejemplo con el tramo de plataforma todavía sin entregar, Sotiello-Campomanes.

La obra se encomendó a Acciona, en el verano de 2006, y los deslizamientos de ladera han ido obligando a encadenar modificados, obras de emergencia, y ampliaciones de plazo. Sus 4,32 kilómetros figuran entre los de más lenta maduración de la obra pública nacional. «La plataforma está finalizada a falta de obras de remate en Sotiello-Campomanes», especificó el ministro el martes. A ello se ha dedicado Acciona con parte de la inversión efectiva de este curso.

Faenas pendientes

En la misma zona una serie de técnicos están analizando uno de los deslizamientos más rebeldes. Contenerlo y que no tumbe la pantalla que se le interpuso requerirá nuevas obras, todavía por encargar. Cerca, en el viaducto del Teso, la inversión ejecutada permitió ampliar un túnel de drenaje transversal que restará agua y carga a otro de los deslizamientos. Dentro de los macrotúneles se está trabajando en la sustentación de la catenaria. Hay por hacer, y también por adjudicar. Al margen de las vías están sin adecuar las galerías intermedias.

Contenido Patrocinado

Fotos