Las instalaciones deportivas y el cine de Ciñera, abocadas al abandono si nadie se hace cargo de ellos

Campo de fútbol Santa Bárbara de Ciñera./Leonoticias
Campo de fútbol Santa Bárbara de Ciñera. / Leonoticias

La 'subasta' de las propiedas de la Vasco en la localidad minera avanza por buen camino en el caso de las viviendas y el consultorio médico, pero el Somacyl no ha logrado 'colocar' las cocheras, las instalaciones deportivas ni el antiguo cine

DANI GONZÁLEZ

El rastro de la Hullera Vasco Leonesa en la localidad de Ciñera sigue latente. Las instalaciones deportivas, las cocheras y el cine de la población minera ven con preocupación su futuro, ya que están abocadas al abandono si nadie se hace cargo de ambas infraestructuras. Hasta el momento, nadie ha mostrado interés en adquirirlas.

Hace más de un año, la preocupación se cernía sobre el pueblo. La administradora concursal de la Vasco pretendía poner en subasta todos los bienes de la empresa minera, incluídas las viviendas donde habitaban muchos ciñerenses, además de otros edificios del pueblo como el supermercado, el consultorio médico, cocheras, el cine o las instalaciones deportivas.

Viviendas a 'salvo', servicios no

Después de varias protestase, el Somacyl intervino para adquirir estas viviendas y, posteriormente cedérselas a los vecinos. Este proceso va por buen camino, a la espera de los documentos necesarios para formalizar y legalizar la transación individual a cada inquilino entre el ente autonómico y los vecinos.

Pero estas buenas noticias no se extrapolan a las instalaciones deportivas, el cine y las cocheras. El Somacyl no las ha adquirido. En el caso de las instalaciones deportivas se debe a que son terrenos no urbanizables en los que, en teoría, deben de ser otras administraciones locales, como el Ayuntamiento de Pola de Gordón o la Diputación de León, las que se hagan cargo.

Propuesta

Pese a ello, el ente autonómico hizo una propuesta: comprar estas infraestructuras y cederlas a Diputación o al Ayuntamiento gordonés, idea rechazada por ambos.

Por ello, todo indica que el destino de estas instalaciones sea el abandono absoluto. De hecho, las instalaciones deportivas, que cuentan con una deuda en torno a los 3.000 euros con Iberdrola, lo que complica todavía más su compra, ya muestran un aspecto bastante desmejorado.

Contenido Patrocinado

Fotos