Hacienda sanciona a Crémenes, Matallana y Villarejo por no presentar sus cuentas anuales

Gráfico

Los consistorios ‘incumplidores’ tienen pendiente las partidas en concepto de anticipos

ICAL

El Ministerio de Hacienda y Función Pública parece haber relajado sus advertencias públicas sobre el estado de las cuentas de las entidades municipales y los ayuntamientos han dejado de poner el mismo empeño que durante los años más duros de la crisis a la hora de explicar en qué se gastan el dinero. Al menos así se desprende del último informe del departamento de Cristóbal Montoro respecto a la presentación de informes de liquidación de los presupuestos municipales para su revisión en el Gobierno central.

Más información

Los consistorios ‘incumplidores’ alcanzan cifras inauditas en los últimos años. Un total de 60 no había rendido esas cuentas en el mes de agosto, lo que supone un tercio más de los que lo incumplieron el año pasado y dos veces más de los sancionados hace dos años. En la provincia de León son tres los municipios que no han presentado la liquidación fiscal anual: Crémenes, Matallana de Torío y Villarejo de Órbigo.

No obstante, una de las novedades más importantes de este año es la ausencia de este listado del ayuntamiento leonés de Valderas un fijo hasta el año 2016 como consecuencia de la situación política creada en el municipio, con tres alcaldes la pasada legislatura que generó una deuda municipal de cuatro millones de euros para un pueblo de 2.000 habitantes y que tuvo que recurrir a una empresa privada para ponerse al día con Hacienda.

Estos municipios leoneses sen encuentran entre esos 60 municipios que no han recibido este año todavía los recursos, en concepto de anticipos a cuenta, que aporta el Ministerio de Hacienda a sus arcas, que suponen la mayor parte del presupuesto que tienen estos ayuntamientos, por lo que los ayuntamientos ven disminuida su capacidad de ejecutar obras y servicios. Desde que se puso en marcha este sistema de control en el año 2011, cuando la medida cogió a los consistorios sin posibilidad de reacción temprana, el listado de ayuntamientos que no han hecho los deberes ha sido superior.

Las advertencias públicas del Ministerio, con su titular Cristóbal Montoro convertido en látigo de ‘incumplidores’, y la subsanación de algunos problemas, muchos de ellos referidos a la ausencia del secretario municipal, permitieron que en agosto de 2014 pareciera que la batalla estaba ganada y sólo fueron cinco los municipios sancionados: Valderas en León, Hoyos del Espino (Ávila), Jaramillo Quemado y Villamiel de la Sierra (Burgos), y Lantadilla (Palencia).

Vuelta a la relajación

Sin embargo, la relajación en las admoniciones de Hacienda y el fin de las angustias de la crisis ha supuesto una vuelta a las andadas que se refleja en un crecimiento incesante del número de municipios ‘incumplidores’. Si en agosto de 2015 eran 20; en el mismo mes del año pasado fueron 39 y ese año se han roto todas las previsiones hasta alcanzar la cifra de 60 pueblos que aún no han registrado la liquidación del año pasado.

En muchos casos, detrás de este incumplimiento están problemas con los secretarios municipales: la ausencia del mismo en algunos pueblos por jubilación o traslado o directamente enfrentamientos entre el alcalde y el funcionario municipal.

Fotos