La Fundación Oso Pardo denunciará al conductor que grabó y protagonizó una persecución a un ejemplar

Le acusan de «acosar» al plantígrado mientras le perseguía y de conducir por el carril izquierdo en una carretera de doble sentido de Grado

Lo que comenzó siendo un vídeo viral de un oso corriendo por el medio de la carretera terminará en los tribunales. Javier del Valle conducía el viernes por la tarde por la carretera que une San Pedro de los Burros y Villanueva en Grado. Bajaba a una velocidad lenta. Se trata de una vía estrecha y llovía en abundancia cuando en una recta se encontró con un oso. Frenó hasta detener el vehículo y sacó el móvil del bolso para grabarle. Mientras buscaba el teléfono, el plantígrado echó a correr. Le siguió durante unos treinta segundos y ahora la Fundación Oso Pardo le denunciará.

Le acusan de «acosar» al animal y recuerdan que la legislación prohibe «molestar, inquietar o perseguir» a la fauna silvestre. Si finalmente esta demanda prospera, el conductor se enfrenta a una sanción que oscila entre los 3.000 y los 200.000 euros, según avanzaron ayer los miembros de este colectivo. La Fundación Oso de Asturias criticó lo sucedido. Así, expresó su «malestar y condena» hacia lo que considera un «actividad ilegal».

«Está prohibido perseguir y acosar a los animales protegidos como es el caso del oso pardo cantábrico», señalan los miembros de este colectivo. Insisten además en que pudo ocurrir un accidente durante la grabación. El conductor invadió el sentido contrario de la vía mientras captaba las imágenes y llegó a alcanzar los 60 kilómetros por hora. De igual forma, informaron de que la manera correcta de actuar hubiera sido detener el vehículo hasta que el animal se dirigiese al monte.

«Aguardar hasta que se vaya»

«En casos como esos, la respuesta adecuada es reducir la velocidad, señalizar con las luces de emergencia y aguardar a que el animal abandone la carretera por sí mismo».

La Fundación Oso Pardo no es la primera vez que critica este tipo de hechos. A finales de noviembre, arremetió contra el copiloto de un coche que circulaba por la carretera La Lastra-Tudanca, en Cantabria.

En esa ocasión no denunciaron, pero le recrimiaron que «acosara» al animal durante la persecución. «Es peligroso perseguir a los osos porque se pueden generar accidentes de tráfico», indicaban.

Contenido Patrocinado

Fotos