Los funcionarios de la prisión de Villahierro paran para denunciar las 'agresiones' sufridas

Funcionarios de la cárcel de Villahierro, en Mansilla de las Mulas, en la concentración de este martes./
Funcionarios de la cárcel de Villahierro, en Mansilla de las Mulas, en la concentración de este martes.

Denuncian «la represión policial» y se solidarizan «con el funcionario que continúa hospitalizado» en una concentración bajo el lema 'Ministro, a palos no. Todos somos Dani'

LEONOTICIASLeón

Los funcionarios de la prisión de Villahierro, en la localidad leonesa de Mansilla de las Mulas, han parado este martes «en contra la represión policial, y en solidaridad con el funcionario que continúa hospitalizado».

CCOO, Acaip y UGT convocaron en esta jornada paros de 15 minutos en todas las prisiones de España, gestionadas por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, en protesta contra «la brutal actuación policial ocurrida durante la concentración pacífica en el centro penitenciario de Morón, que dejó una veintena de funcionarios heridos, uno de ellos grave en el hospital».

El paro se ha realizado bajo el lema 'Ministro, a palos no. Todos somos Dani', para mostrar su más enérgica condena a los hechos ocurridos en el centro penitenciario de Morón, el pasado día 17 de mayo, «durante la celebración de una concentración pacífica para defender el servicio público penitenciario y reivindicar mejoras laborales».

Durante la campaña de movilizaciones, convocada para este mes, por los tres sindicatos de prisiones, «han venido sucediéndose cargas policiales también en otros centros penitenciarios como el de Daroca, Sevilla I, Huelva, Badajoz y Villena, pero ninguna tan brutal como la ocurrida en Morón, que terminó con una veintena de heridos y uno grave hospitalizado, que se debate entre la pérdida total o no de la visión del ojo derecho».

Los sindicatos de prisiones consideran «que las actuaciones de los antidisturbios contra el personal penitenciario fueron desproporcionadas, más propias de otra época preconstitucional. El Ministro mantiene una enconada actitud de persecución y hostilidad contra las justas reivindicaciones del personal penitenciario. Un demócrata no puede resolver las reivindicaciones laborales y las críticas a su gestión «a golpes». Las manifestaciones del personal de prisiones en todo momento han sido pacíficas, como han podido verse en los vídeos que circulan por las redes, y en cambio la respuesta ha sido violenta. Todo parece indicar que el Ministerio del Interior busca un conflicto intenso en las prisiones españolas».

Los sindicatos de la mayoría sindical, CCOO, Acaip y UGT, aseguran que buscan «justicia para Dani y Alejandro, y que las justas reivindicaciones se traten, como es normal, en democracia, en la mesa de negociación, con propuestas y alternativas a las demandas sindicales desde el Ministerio, y que sean diferentes a la expresión de brutalidad y e irracionalidad que promueve el Ministro como única respuesta».

Contenido Patrocinado

Fotos