Fomento planea inyectar 45 millones en cambiar vías y nivelar el balasto en el tramo La Robla-Pola de Lena

Si el nuevo presupuesto cumple lo prometido, habrá dinero además para renovar la rampa de Pajares

RAMÓN MUÑIZGijón

Si la convulsión catalana lo permite, el Consejo de Ministros aprobará el viernes el proyecto presupuestario de 2018, el documento más importante a la hora de decidir qué obras saldrán adelante y cuáles habrán de esperar. La intención de Moncloa era dar luz verde al borrador en su reunión de hace días, decisión que ha demorado para amarrar mejor sus apoyos.

En la actual coyuntura, el futuro de la propuesta depende de volver a lograr el voto favorable de Ciudadanos, PNV, UPN, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Foro Asturias.

La formación que preside Cristina Coto viene advirtiendo de cuáles son sus exigencias. Aunque en las últimas semanas Gobierno y Foro han intercambiado mensajes, reuniones y charlas, se da por seguro que tras la aprobación del anteproyecto será necesario de nuevo abrir una ronda para negociar enmiendas al texto inicial.

De momento, las promesas que viene realizando el ministro Íñigo de la Serna, y la programación recogida en el Presupuesto General del Estado de 2017 dejan una primera cifra. Las obras en curso y las anunciadas para 2018 permitirán iniciar el movimiento de maquinaria en la vieja rampa de Pajares, el tendido de las vías de ancho internacional en la moderna variante y la instalación del ancho mixto entre León y La Robla.

La programación de Fomento, aprobada junto al presupuesto vigente, sitúa la mayor necesidad de inversión de 2018 en la vieja rampa. Tras dedicar este curso a estudiar la cuestión, el ministerio calculaba que el próximo ejercicio deberá inyectar 45 millones en el cambio de vías y nivelación de balasto desde Pola de Lena a La Robla. Un recorte en esta asignación pondría en riesgo el objetivo marcado por De la Serna, consistente en culminar la renovación en el año 2020.

Si el ministerio ha hecho sus deberes, el borrador presupuestario que se aprobará introduce una novedad histórica. Por primera vez, al menos desde 2005, la variante de Pajares no concentraría las mayores necesidades.

De la Serna tiene prometido que comenzará el próximo curso licitando la instalación de las vías de ancho internacional y otros equipamientos, objetivos para los que su departamento calcula necesitar 15,9 millones. El dato hay que tomarlo con cierta cautela. Aunque esa es la inversión prevista en el presupuesto vigente, la misma depende de que a lo largo de este 2017 se logre certificar obra por valor de 139,9 millones. Si los trabajos de contención de ladera y tendido de cableado actualmente en curso no agotan la reserva que tienen para este año, parte de esas labores quedarían pendientes para 2018, incrementando las necesidades de capital.

La cuarta obra vital para la región tiene lugar en León, donde se acaban de reactivar las obras para superar el ‘fondo de saco’. Fomento quiere darles brío, de ahí que en su programación actual estimara en 15,9 millones la inversión de 2018. Si cumple su hoja de ruta, a finales del año que viene el tren entre Asturias y Madrid tardaría alrededor de media hora menos en alcanzar su destino, gracias al fin de esta obra y la implantación del sistema de gestión de tráfico ERTMS en el tramo Valladolid-León.

Temas

León

Fotos