Fomento licita el balasto y prepara ya la obra de la segunda vía de la Variante de Pajares

Vista de los túneles de la Variante. /
Vista de los túneles de la Variante.

Pide 90.000 toneladas de piedra a un precio de 1,7 millones. Medio Ambiente admite que su control de las filtraciones fue «insuficiente»

RAMÓN MUÑIZ Oviedo

El montaje de la segunda vía en la variante de Pajares está un paso más cerca. El Ministerio de Fomento, a través de Adif Alta Velocidad, licitó el martes el suministro de 90.000 toneladas de balasto, la piedra que sirve de asiento de los carriles y traviesas en los tramos en superficie.

El contrato se ofrece a un precio inicial de 1,7 millones y comprende la producción, transporte y entrega del material en tres zonas de acopio de esta infraestructura de 49,7 kilómetros que une La Robla y Lena (Asturias). Los aspirantes tienen hasta el 14 de diciembre para formalizar sus candidaturas a una faena con un plazo de entrega de ocho meses.

Con la licitación, el ministerio activa la fase de preparación de obra. Desde que a finales de marzo anunciara un cambio de planes consistente en abrir las dos vías de forma simultánea y con ancho internacional, el trabajo de Fomento se había centrado en redactar los proyectos. De cumplir lo prometido, en las próximas semanas ese trabajo de ingeniería irá cediendo el testigo a la convocatoria de concursos para el suministro de traviesas, aparatos de cruzamiento, sistemas de comunicación, catenaria y montaje de vía.

El anterior pedido de balasto, tramitado en 2011, encargó 145.000 toneladas. La mitad de ellas están ya extendidas bajo las vías montadas en superficie en la vertiente leonesa y las demás siguen acopiadas a la espera de su uso.

¿Por qué se pidió entonces más cantidad que ahora? La respuesta estriba en que en realidad, en los kilómetros más próximos a La Robla y Pola de Lena, incluso bajo el anterior esquema, sí se montaba la doble vía e incluso triple en algún punto para hacer de apartadero de mercancías.

Una licencia más exigente

Fomento avanza a la par que el Ministerio de Medio Ambiente empieza a corregir sus pasos. Tras una denuncia y un recurso de las pedanías leonesas y la Asociación Lacerta, el departamento de Isabel García Tejerina decretó el pasado día 17 el inicio del trámite que cambiará la declaración ambiental de la variante. Los permisos originales se dieron en 2002, pero los vecinos protestaron al detectar que las filtraciones al interior de los macrotúneles han secado fuentes, arroyos y acuíferos en un espacio protegido.

Ahora Medio Ambiente asume que en aquel permiso «las medidas preventivas, correctoras o compensatorias son insuficientes, innecesarias o ineficaces». Por eso volverá a examinar el asunto, para imponer a Fomento nuevas obligaciones.

Fotos